China comenzará en breve los ensayos clínicos con el medicamento para COVID-19 que desarrolla la farmacéutica estatal CNBG, basado en el plasma de pacientes recuperados y considerado por la prensa estatal como el primero de este tipo en el mundo.

“Los resultados de las pruebas en animales muestran que puede aliviar de manera considerable los síntomas y los daños causados por el coronavirus. Acaba de recibir la aprobación de la Administración Estatal de Medicamentos y pronto comenzará la investigación clínica”, aseguró el vicepresidente de CNBG, Zhu Jingjin.

A través de un mensaje publicado en la cuenta de la red social china WeChat de la Comisión de Administración y Supervisión de Bienes del Consejo de Estado, Zhu detalló que “el plasma de pacientes recuperados de COVID (…) da buenos resultados con pacientes críticos y graves”.

Según la fuente, este tipo de tratamiento provoca una respuesta más rápida para ese tipo de pacientes de riesgo.

Sin embargo, Jiang Chulai, de la Universidad de Jilin, matizó que “la efectividad real de un medicamento especial sigue dependiendo sobre todo de los resultados de los ensayos clínicos, más que de las conclusiones de las primeras etapas”.