Los lugares son que el deseo

pueda reconocerse a sí mismo,

en los cuales pueda habitar.

Jacques Derrida

Arturo Suárez Ramírez

Estimados amigos lectores, muchas gracias por su tiempo para la lectura de la presente columna publicada en tan prestigiado medio de comunicación. El presidente López Obrador ha tenido varios desplantes con sus gobernados y hasta se ha convertido en pilmama de Claudia Sheinbaum, Cuauhtémoc Blanco y Cuitláhuac García. Como gallina culeca no quiere que le toquen a sus polluelos.

Veracruz, Morelos y la Ciudad de México acusan una severa crisis de seguridad, nadie puede andar tranquilo por sus calles, a pesar de que el fuerte reclamo es ciudadano, el presidente de la República insiste en que hay una mano siniestra que hace todo para denostar y demeritar el “gran” trabajo que están haciendo los morenistas.

La semana pasada en un acto burdo de campaña, López Obrador dio su respaldo a Claudia Sheinbaum a quien le dijo que no estaba sola a través de una porra que organizó en un evento en la alcaldía de Gustavo A Madero. “Me siento muy tranquilo en la ciudad porque tenemos una extraordinaria jefa de Gobierno. No estás sola, no está sola, no estás sola”, esta fórmula ya la había aplicado con Cuauhtémoc y Cuitláhuac.

Y es que el presidente tiene razón cuando dice que no están solos sus polluelos. Ni Claudia, ni Cuauhtémoc y ni Cuitláhuac están solos, ellos se mueven con su equipo de seguridad en las entidades que gobiernan, y por ello se sienten muy seguros, porque no usan el transporte público, porque no se suben al metro, porque no son asaltados ni viven con terror.

Los tres no están solos, porque los lugares que visitan para comer siempre están bajo fuertes dispositivos de seguridad. No están solos, porque si fuera el caso de ser víctimas de algún delito, tienen a la policía y a las procuradurías trabajando para ellos, seguro que no esperarían en un Ministerio Público como cualquier otro ciudadano.

No están solos, porque a pesar de que el discurso diga otra cosa, en caso de una enfermedad no se atenderían en el IMSS o en el ISSSTE haciendo fila y recibiendo malos tratos.

Ni Claudia, ni Cuauhtémoc, ni Cuitláhuac están solos porque tienen un séquito de zalameros que les hablan al oído, haciendo crecer su ego, sus ínfulas de grandeza, sus aspiraciones infundadas de ser candidatos a la máxima magistratura del país.

El asunto es señor presidente que deje la paranoia y les permita a sus polluelos volar y que los evalúen la sociedad que fueron los que eligieron.

Por favor presidente no les de falsas esperanzas porque ninguno de los tres tiene los arreos para buscar algo más, hasta ahora son incapaces, tanto que les tiene que aventar sus porras.

Entre Palabras

Me cuentan que es cuestión de días para que Marcelo Ebrard, el súpersecretario de AMLO, llegue a la Secretaría de Gobernación para que no siga incurriendo en tareas que por ahora no le corresponden. Veremos…

Escríbeme tus comentarios al correo electrónico suartu@gmail.com  sígueme en la cuenta de Twitter @arturosuarez y en Instagram @arturosuarez_.

Muchas gracias y hasta la próxima.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here