El subsecretario de Salud Hugo López-Gatell, dejó de ser un doctor, para convertirse en un político de actitud «perdonavidas». Que pena.

Buitres