La ciudad australiana de Brisbane organizará los Juegos Olímpicos del año 2032, una decisión que permite al COI planificar su agenda con tranquilidad, y a largo plazo, tras las incertidumbres que ha vivido en la última década a causa de la crisis económica y de la pandemia de coronavirus.

La 138 Sesión del Comité Olímpico Internacional (COI), reunida en Tokio, respaldó mayoritariamente una propuesta de su Comisión Ejecutiva para conceder la sede a Brisbane. Más que una elección, fue un trámite de ratificación en el que cabían pocas sorpresas.

Es la primera vez que se otorgan los Juegos por este sistema, sin una competición abierta entre varias aspirantes. Ahora el COI negocia discreta y directamente, en lo que llama ‘fase de diálogo’, con las ciudades interesadas y propone un nombre para su aprobación.

Nunca se había dado el caso de que antes de la inauguración de unos Juegos, los de Tokio 2020 este viernes, se conociera ya el nombre de las tres siguientes ciudades organizadoras: París 2024, Los Ángeles 2028 y Brisbane 2032.

El COI responde con estas luces de largo alcance a la posibilidad de que circunstancias sobrevenidas, como una crisis económica global, le deje casi sin candidatas para acoger los Juegos, como pasó con la edición de 2024, o de que una pandemia amenace la estabilidad económica del deporte mundial, como ha ocurrido en el último año.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here