La Canciller del Gobierno interino de Bolivia, Karen Longaric, acusó injerencia extranjera por parte de España, luego de la agresión que sufrieron diplomáticos de este país al intentar ingresar a la Embajada mexicana en La Paz.

Longaric justificó las acciones de la Policía boliviana porque presuntamente los diplomáticos españoles iban acompañados de personas encapuchadas.

«Lo señalado ratifica una vez más las actitudes de incomprensión de algunos gobiernos que guiados por compromisos ideológicos y sin entender aspectos sustanciales inherentes a nuestra realidad cometen actos de injerencia directa, vulnerando principios y valores que sustentan la convivencia pacífica entre Estados», dijo Longaric.

«El pueblo boliviano defenderá la democracia y ante cualquier amenaza a su seguridad interna sabrá manifestarse en forma pacífica, protegiendo su soberanía y su dignidad».

La funcionaria boliviana indicó que enviarán una nota diplomática a la Cancillería de España, con copia a todos los órganos europeos, además de la Organización de las Naciones Unidas y la Organización de los Estados Americanos.