La confianza es madre del descuido.

Baltasar Gracián

Lorenzo Martínez Vargas

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (inegi), señaló que el desempeño de la economía en el último trimestre de 2019 estuvo caracterizado por una débil actividad en la industria y en los servicios, sectores que aportan 9.5 de cada 10 pesos del PIB.

S espera una contracción de 0.2 por ciento del PIB del cuarto trimestre respecto del tercero, en buena medida por el desempeño de la industria. Esta área ha resentido una serie de choques en el sector manufacturero, en particular en la industria automotriz (hubo una huelga en General Motors de Estados Unidos), la falta de dinamismo en la construcción y cierta desaceleración en Estados Unidos, principal destino de las exportaciones mexicanas,

Los indicadores recientes muestran que la actividad económica siguió débil durante el último trimestre de 2019 y la economía decreció 0.1 por ciento el año que recién terminó, primero de la actual administración federal.

El jueves próximo dará a conocer el dato preliminar sobre la evolución del producto interno bruto (PIB) para todo ese año.

Energía Eléctrica 

Surge un dilema para los consumidores de energía eléctrica luego de que entrara en vigor, el pasado 1 de enero, un tercer ajuste al subsidio de la tarifa energética, que afecta directamente a las familias que consumen entre 100 y 150 kilovatios horas por mes.

La factura de energía eléctrica vendrá más cara a partir de febrero próximo. Frente a eso, las opciones de los usuarios son escasas: asumir el alza o tratar de ahorrar, pero aún esto último no les asegura a los consumidores —según especialistas— que no les afectará el incremento.

En 2019, el subsidio para las familias que consumieron entre 100 y 150 kilovatios fue de 40 y 30%, respectivamente; este 2020 ese porcentaje se reducirá al 35 y el 25%, respectivamente, por lo que ahora el consumidor asumirá entre el 65 y 75% de la factura.

Para los usuarios cuya factura osciló en un consumo de 0 a 100 kilovatios, el porcentaje del subsidio queda intacto: el 52.82%. Para que una familia logré bajar su consumo a esos niveles, según especialistas, tendría que hacer un recorte “extremo”.

Mensaje

Los incrementos salariales de los dos últimos años, no fueron suficiente para solucionar los problemas económicos del país.

Tomate, frijol, huevo, leche, tortillas, pollo y carne de cerdo son algunos de los productos de la canasta básica que han aumentado de precio en este tiempo hasta en 49 por ciento, por encima de la inflación, que en los primeros 15 días de enero se ubicó en -0.03 por ciento. 

 Sí, nos subieron el salario, pero también subieron la comida y lo que gano más ahora lo uso para comprar mandado, pero realmente no alcanza para mucho porque todo está muy caro, señaló María Estela Muñúzuri.

Rosa Elena Martínez, comentó que la inflación de algunos alimentos ha devorado el aumento salarial. Explicó que le es más complicado alimentar a sus dos hijos por la carestía de productos como el huevo, leche y tortillas.

Tus comentarios: martinezvargas44@yahoo.com.mx

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here