Tras ser quemada por hombres armados y permanecer cerrada más de un año, la emblemática discoteca Baby’O, que se encuentra ubicada en el puerto de Acapulco, en el estado de Guerrero, resurgió de las cenizas y reabrió este 18 de noviembre.

Uno de los últimos íconos de la época dorada de Acapulco abrió sus puertas en el primer minuto de este viernes para continuar con los 43 años de historia de vida nocturna. Los primeros asistentes comenzaron a llegar desde una hora antes.

La discoteca estuvo abierta cuatro días, del 18 al 21 de noviembre, y en su primer día se recibió a socios y amigos y volverá a abrir sus puertas hasta diciembre.

El empresario Juan Hadad, quien fue de los primeros en llegar a la discoteca, reconoció la importancia de Baby’O en Acapulco, por la gran cantidad de vacacionistas, artistas y gente importante que la ha visitado.

A esta reapertura del Baby’O llegó la presidenta municipal Abelina López Rodríguez junto al secretario de Turismo municipal David Abarca Rodríguez. También llegó al lugar el cantante Erick Rubín.