Leonardo Da Vinci cuenta hoy con 14 descendientes masculinos vivos, según un estudio que ha rastreado su árbol genealógico a lo largo de 690 años y 21 generaciones, lo que ofrece una base para avanzar en la búsqueda del ADN del genio.

El estudio que publicó “Human Evolution” es el resultado de diez años de trabajo de los investigadores italianos Alessandro Vezzosi y Agenese Sabato, que completa un estudio publicado en 2016 en el que ya seguían la línea directa, hasta la decimonovena generación, de la familia Vinci.

No se trata de descendientes indirectos, sino directos, cuyo potencial biológico, por ser una línea padre-hijo, hace posible la investigación sobre el ADN de Leonardo. Hemos identificado a 14 descendientes vivos, 13 de ellos desconocidos hasta ahora, que tienen de 1 a 85 años”, explicó Vezzosi a Efe en Roma.

Los autores indican que Leonardo tuvo, al menos, 22 hermanastros, pero no hijos, y su trabajo documenta la línea continua, de padre a hijo de la familia Da Vinci, apellido que con el tiempo quedaría en Vinci.

El estudio se remonta a 1331 con Michele, abuelo de Leonardo, mientas el artista, nacido en 1452, forma parte de la sexta generación; la línea familiar se sigue hasta la actualidad, en total 21 generaciones y cinco ramas familiares.