Durante el último año en México aumentó 137% la participación de mujeres en crímenes de alto impacto social como homicidio, secuestro y narcotráfico. De manera simultánea, “de tajo se quitó el mito de que las criminales del sexo femenino perpetraban los ilícitos por amor, por ser esposas de delincuentes. El verdadero móvil es el dinero, refiere la Doctora Mariana Morán, Presidenta de Equidad y Género A.C.

La asociación civil que trabaja para que la educación y el conocimiento generen mejores oportunidades económicas y sociales en todas las personas, realiza estudios diversos sobre el rol femenino en diferentes ámbitos, incluso el criminal.

Al inicio del 2018, de cada cinco delitos en uno de ellos participaba una mujer generalmente en tareas de apoyo, como dar de comer a los secuestrados o generar trabajos administrativos “pero durante este año las mujeres tomaron roles más peligrosos y activos en las cédulas criminales y la cifra es ya de 2.3 criminales del género femenino por cada cinco ilícitos perpetrados”, menciona la experta en educación al considerar las cifras de incidencia delictiva del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

“A medida que se incrementaron los ilícitos del crimen organizado, disminuye el tiempo de ascenso en la carrera criminal y se multiplicaron las ofertas a las mujeres. Así, si antes de ser ayudante se demoraban un promedio de tres años y medio en ser sicarios, ahora el tiempo se reduce a seis y hasta tres meses en plazas como Michoacán o Durango. En esa vertiginosa carrera las mujeres participan activamente”, comparte la experta en estudios de género y Pedagogía.

Ejemplifica Morán: De limpiadora y ayudante general en cédulas del crimen organizado, se asciende ahora a Cóndor o la que ubica a los contras, y de ahí se pasa a Lince o la que ‘levanta’ y tortura y finalmente se ejerce como asesina a sueldo.

En general, las mujeres de 18 a 20 años son las que mayores oportunidades tienen de ingresar al hampa y las percepciones varían de acuerdo al Cártel que las contrata: el promedio es de mil dólares al mes pero puede ascender a 64 mil pesos mensuales dentro de los grupos criminales como el Cártel Noreste o La Línea, menciona Morán.

La Presidenta de Equidad y Género dice que en el narcotráfico han aparecido grupos emblemáticos de asesinas a sueldo como Las Flacas, ahora extintas, y Las Panteras que aún son parte de Los Zetas y el Cártel del Golfo. “Existen otras muchas contratadas sólo por un evento”.

Ante el aumento de mujeres en el crimen organizado, Morán advierte que este fenómeno debe frenarse con programas de capacitación para el empleo y educación a la población en general, pues sólo esto logrará combatir la loa constante a la cultura del sicariato y narcotráfico, finalizó Morán.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here