La venta de armas en Estados Unidos, que se disparó el pasado año a raíz del inicio de la pandemia de coronavirus, continúa creciendo, con una quinta parte de las compras a cargo de personas que se estrenan como propietarios, según datos preliminares de un estudio publicados este domingo por The New York Times.

Las cifras, recopiladas por la Northeastern University y un centro de investigación de Harvard, señalan que cada vez hay más armas en circulación, pero también más y más personas armadas.

El estudio, que aún no ha sido publicado, muestra además que la mitad de esos nuevos propietarios de armas son mujeres, una quinta parte afroamericanos y otra quinta parte hispanos, lo que apunta a una diversificación del perfil más habitual del comprador de armas, que es el hombre blanco.

Los datos proceden de una encuesta entre 19 mil personas llevada a cabo en abril y apuntan a que alrededor de 6.5 por ciento de la población estadounidense -unos 17 millones de personas- adquirió armas el año pasado, por encima del 5.3 por ciento de 2019.

En conjunto, se calcula que 39 por ciento de los hogares del país tiene al menos un arma, por encima del 32 por ciento de 2016.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here