La venta de documentos falsos a migrantes para regularizar su situación en el país es un delito que crece en esta frontera.

Presuntos abogados y gestores que operan, de manera clandestina, afuera de las oficinas de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar) y del Instituto Nacional de Migración (INM) piden hasta 25 mil pesos por entregar tarjetas de visa humanitaria y constancias de trámite. Sin embargo, los documentos ofertados son falsos.

Martha, originaria de El Salvador, pagó a una gestora que contactó afuera de la Comar tres mil dólares por dos tarjetas de visa humanitaria, una para ella y otra para su esposo.

Con los plásticos, la pareja intentó viajar a la ciudad de Tijuana, Baja California, pero apenas habían avanzado unos 30 kilómetros en autobús desde la frontera cuando fueron asegurados en la garita de migración en el Municipio de Huehuetán.

En la revisión, los centroamericanos exhibieron sus visas humanitarias, pero el agente del INM que hizo la inspección les dijo que eran falsas, por lo que fueron llevados a la Estación Migratoria Siglo 21.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here