Rafael Lulet  

El peritaje llevado a cabo por la empresa noruega DNV-GL arrojó, según el gobierno de la Ciudad de México, entidad gubernamental que los contrató, la degradación de dos pernos vencidos de las trabes donde colapsó el convoy de la línea dorada, dando como resultado la muerte de 26 personas; concluyendo con su presunto informe una falla estructural desde la construcción, sin tocar en ningún momento y de forma “afortunada” a la administración de Claudia Sheinbaum, delfín del presidente y precandidata presidencial para el 2024. 

A lo anterior, ya se había considerado que buscaban establecer el término de “falla estructural”, para liberar de toda responsabilidad tanto de la ex directora del metro, así como de la Jefa de Gobierno con el peritaje de la empresa noruega contratada por ellos mismos; de esa manera, la Fiscalía de la Ciudad de México, se sujetaría sólo a realizar las investigaciones sobre lo dictaminado en dicho informe pericial, sin intentar indagar más allá, dejando a un lado lo mencionado en los primeros días posteriores del accidente de haber sido por falta de mantenimiento por instaurarse la “austeridad republicana”, la cual como muchos sabemos se aplicó en la capital del país para complacer al presidente y retornarle millones de pesos para su partida discrecional de donde se deriva la compra de campos de béisbol y sus proyectos mesiánicos. 

Como se ha documentado por varios medios en diferentes momentos han existido muchos desperfectos en las líneas del metro, y al respecto se había convocado a paro por parte de los trabajadores del Sistema Colectivo, el pasado 14 de octubre exigiendo aparte de un 6% salarial, herramientas, refacciones, uniformes. 

Días después del colapso de la línea dorada, se había detectado un subejercicio por falta de mantenimiento de 587 millones 856 mil pesos, aunque la Secretaría de Finanzas de la CDMX, trató de desmentirlo, existió un documento en la cuenta pública local donde autorizaba una modificación al presupuesto a 14 mil 878.37 millones de pesos, sin embargo, eso lo han tratado de opacar y dentro de la carpeta de investigación de la Fiscalía, no se menciona ese tema para realizar las indagaciones correspondientes, pero eso sí, el jefe de asesores de esa institución, confirmó la solicitud de audiencia inicial ante un juez de control para realizar imputaciones contra 10 personas. 

Dentro de los nombres denunciados se encuentran: Enrique Horcasitas, Moisés Guerrero Ponce, Juan Antonio Giral y Mazón, Héctor Rosas Troncoso, entre otros;  en las imputaciones se establecen los delitos de homicidio, lesiones culposas y daño de la propiedad por actos u omisiones en el colapso del tramo de la Línea 12, y no descartan el ir en contra otros ex funcionarios del Sistema Colectivo de la administración del Jefe de Gobierno Miguel Ángel Mancera, pero, sin mencionar nada en contra de Florencia Serranía Soto ex directora del metro con quien se destaca dos graves accidentes en su gestión, el colapso de la trabe y el incendio del transformador en las oficinas de Delicias. 

Como se puede observar la administración de Sheinbaum ha sido juez y parte sobre el tema del derrumbe de la Línea dorada, y como se había previsto, harán todo lo posible para evitar señalar la culpabilidad de su gobierno por el terrible accidente donde murieron 26 personas, pero era claro la imparcialidad de las instituciones a su cargo, y contratar por ellos mismos a una empresa para realizar el peritaje, aminorando los daños políticos en favor de la Jefa de Gobierno, manchada también por el suceso del colegio Rébsamen, siendo el más embarrado con esto, el actual canciller Marcelo Ebrard. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here