Pedro Flores  

Con el espejismo de las elecciones, la necesidad de reactivar la economía, el manejo político de la semaforización y las cifras “oficiales” sobre el número de muertos y contagiados, así como la obligación de hacer creer a la gente que ya dominamos la pandemia del Covid-19, en un manejo amañado en donde hasta los “informes” de López-Gatell se terminan, México hizo un irresponsable regreso a clases de un millón 631 mil alumnos, según cifras de la Secretaría de Educación Pública (SEP).  

El pasado 28 de mayo el presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que existían condiciones de seguridad sanitaria para reanudar las clases presenciales en todos los niveles educativos, venían las elecciones y se tenía  que dar una imagen de que el planteamiento del gobierno en contra de la pandemia del SARS-CoV-2 había dado resultados; pero la numerología  hasta el pasado viernes “tenía otros datos”, ya que a pesar del semáforo  amarillo/verde, los contagios sumaron  2 mil 743 y las  defunciones 271; hace un año en semáforo rojo los contagios fueron de  mil 906 y las   defunciones 199.  

La realidad ha hecho variar el manejo político de la pandemia en torno al regreso a clases, ya que ahora  recularon y dijeron que sería escalonado, pero son muchos padres que se han manifestado en contra de exponer a sus hijos a un eventual contagio, sobre todo que ya se dio el primer caso positivo al coronavirus  en la Escuela Secundaria Técnica número 80, ubicada en la colonia Miguel Hidalgo, alcaldía Tláhuac, lo que implicó que la escuela tuviera que cerrar; ello, a menos de una semana que se autorizara el regreso a clases presenciales en la CDMX y se esperarán al próximo ciclo escolar 2020-2021 que iniciará clases el 24 de agosto.  

Pero además de que ya se dio este caso, el gobierno de la 4T no ha destinado ningún presupuesto para la reparación de las escuelas vandalizadas, que según el secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Alfonso Cepeda Salas, entre 40% y 50% de los planteles nacionales registran hurtos durante la actual contingencia sanitaria, lo que significaría una gran erogación por plantel. 

La organización “Mexicanos Primero”, ofreció un informe menos institucional que el SNTE donde dio a conocer que los ladrones principalmente se llevaron equipos de cómputo, cableado eléctrico y materiales de hierro. Además, tuberías de cobre, bombas de agua, archiveros, bocinas, focos, herrería, proyectores, cámaras de vigilancia, instrumentos musicales, material de laboratorio, ventiladores, equipo de aire acondicionado, puertas, ventanas, despensas, vajillas, excusados, lavabos, grifos, libros, sillas y butacas y material didáctico.  

Jalisco, Guanajuato, Coahuila, Sonora y San Luis Potosí encabezan la lista de las entidades con el mayor número de escuelas afectadas, con 643, 581, 500 y 446 y 371, respectivamente, Con 350 escuelas robadas le siguen Puebla, Chihuahua, con 254; Morelos, con 250; Baja California, con 231; el Estado de México, con 220; Sinaloa, con 197; Nuevo León, con 193, y la Ciudad de México con 192.  

En el reporte, señala que Colima, con 30 planteles robados; Yucatán, con 33; Tamaulipas, con 37; Nayarit, con 37; así como Tabasco, Zacatecas, han sido asaltadas o que juntos todos los planteles educativos de Aguascalientes, Colima y Baja California Sur lo que implica 13 planteles al día en promedio diario aproximadamente.  

Además, es irresponsable que en un país en donde 2.5 millones de personas perdieron su empleo, se invite a los padres a que “voluntariamente a fuerza” remocen las escuelas, primero para instalar las casillas y luego para que regresen los alumnos a las aulas, en tanto el gobierno gasta 3 mil 245 millones de pesos en publicidad oficial y regala 100 millones de dólares a Centroamérica  

El manejo político que se le está dando al regreso a clases y en lo particular a la SEP, no es gratuito Delfina Gómez Álvarez, la actual titular de dicha dependencia nativa de Texcoco, es la carta fuerte  de Morena para ser la candidata al gobierno del Estado de México, cuya renovación será en el 2022, en la actualidad le da juego, pero ella se mantiene con bajo perfil, por “instrucciones superiores”, cabe recordar que  todos los presidentes hacen ajustes en su equipos  rumbo a la sucesión desde el tercer año de gobierno, en Hacienda ya se dio el primero y no descarten en otras dependencias que han tenido problemas internacionales como la SCT, y si no, al tiempo. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here