David Hidalgo Ramírez 

Abril concluye para la Ciudad de México, con el Proyecto de Decreto mediante el cual se reforma el primer párrafo del Artículo 79 de la Ley General de Salud, con el objeto de adicionar la quiropráctica al catálogo de actividades profesionales del campo de la salud, que requieren un título profesional o certificado especializado, que haya sido legalmente expedido y registrado por las autoridades educativas competentes. 

Para quienes hemos dedicado la vida a rescatar el importante legado que ofrece a la humanidad el conocimiento de la medicina ancestral, integrativa y complementaria, este dictamen representa un logro histórico  hacia el avance del “reconocimiento de la medicina integrativa como herramienta alterna a la práctica convencional de la medicina en la Ciudad de México, ampliando las opciones de tratamiento para la ciudadanía, respetando su derecho a la salud”; así lo publicó en redes sociales la diputada Lizette Clavel Sánchez, quien encabezó un coordinado equipo de análisis y estudio, en el que participaron la Confederación Mundial de Medicina Integrativa, Tradicional, Complementaria y Educación en Salud (COFEMITES), la Fundación con Amor a la Salud y la Federación Mexicana de Medicina Alternativa, organizaciones que colaboraron en el minucioso trabajo de investigación que permitió dar este importante avance hacia la regulación y profesionalización de esta importante disciplina sanitaria complementaria, 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce a la Naturoterapia, la homeopatía, la acupuntura, la citoterapia y la quiropráctica, como profesiones que deben de ajustarse a criterios de seguridad, eficacia y calidad; por lo que, una vez publicado el Decreto, en la Ciudad de México, los centros de estudio ya podrán ofertar la Licenciatura en Quiropráctica, dignificando esta importante profesión complementaria de la salud, mediante la cual se diagnostica, trata y previene los trastornos del sistema neuromusculoesquelético y sus efectos sobre la salud. 

En los últimos años, la quiropráctica ha ganado legitimidad en el sistema sanitario de países como Estados Unidos, algo que parecía imposible. La aceptación de esta práctica a nivel internacional, ha permitido que, en Universidades, como las de Dinamarca, los estudiantes complementen su formación con el estudio de ciencias básicas. 

Cabe recordar que la falta de profesionalización de actividades como la quiropráctica, dan oportunidad a la existencia de cursos apócrifos que desvirtúan la gran importancia que tiene esta profesión en el tratamiento de padecimientos de la columna vertebral y del sistema nervioso, la cual, a diferencia de la fisioterapia, trabaja sobre músculos y ligamentos, apoyándose en ejercicios de rehabilitación. 

Los quiroprácticos tienen la habilidad y conocimiento necesario para sanar de manera efectiva el dolor crónico y, actualmente, se cuenta con evidencia suficiente que respaldan a esta actividad y la efectividad que ha demostrado en el mejoramiento de la salud. 

De esta forma México avanza hacia la profesionalización de prácticas ancestrales, mejorando los criterios de formación mediante su reconocimiento legal y regulación. Ahora solo resta que los legisladores de las demás entidades federativas vean la gran importancia que tiene impulsar iniciativas como ésta, rescatando del conocimiento ancestral todas esas prácticas que nos permiten tener el control de la salud en nuestras manos. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here