• La capital requiere de un experto que pueda inhibir la criminalidad

Ante los altos niveles de inseguridad que se perciben en la Ciudad de México, la jefe de Gobierno, Claudia Sheinbaum, optó por colocar a Jesús Orta Martínez, quien cuenta con grandes credenciales académicas, sin embargo carece de experiencia en la calle.

De nada sirve ser un erudito con altos grados académicos si todo ese cúmulo de conocimientos se estrellan a la hora de enfrentar asaltantes, secuestradores o narcomenudistas. Su amplia experiencia le ha permitido estar en puestos de administración pública, sin embargo alejados de lo que es la seguridad pública, sal  en su paso por la Policía Federal, bajo el mando de Manuel Mondragón y Kalb.

Ser cercano a Marcelo Ebrard le permitió a Orta Martínez, mediante la aprobación de Alfonso Durazo, llegar a la Secretaría de Seguridad Pública de la CDMX.

El funcionario repite el sistema de cuadrantes para mejorar la vigilancia de la capital del país, el cual vendió Rudolph Juliani, exalcalde de Nueva York, por la módica cantidad de un millón de dólares, pero que hoy se encuentra rebasado por la realidad.

Por si fuera poco, la dispersión del cuerpo de Granaderos, propuesto por la jefa de Gobierno, debió realizarse con el remplazo, o quién se encargará del manejo de crisis, cuando vándalos hagan de las suyas en las calles. ¿La jefa de Gobierno supone que las manifestaciones con violencia desaparecieron?

A estas insuficiencias se debe agregar que Jesús Orta Martínez fue inhabilitado por la Contraloría General de la CDMX luego que un particular lo acusara de actuar con dolo en la designación de permisos de publicidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here