• Sader, con datos triunfalistas de producción agrícola. Son perplejos para las organizaciones campesinas y de productores, así como de especialistas del agro. México no es ajeno a los daños que está generando el conflicto bélico en Ucrania 

Guillermo Pimentel Balderas 

Según la Sader, México logro el año anterior 32 millones 216 mil 621 toneladas de granos básicos (entre maíz, frijol, arroz y trigo), un incremento preliminar de más de 453 mil toneladas con respecto al año previo y, gracias a los apoyos de la 4T a un millón de productores beneficiarios de los programas: Producción para el Bienestar; Precios de Garantía y Fertilizantes. 

Sin embargo, las cifras alegres que proporciona Sader por medio de otro boletín triunfalista, son perplejas para las organizaciones campesinas y de productores, así como de especialistas del agro.   

Cruz Hernández Martínez, presidente de Mexicanos Unidos y Organizados (MUYOR), consultado por este medio, comentó que no coincide el ámbito de producción que se tenía estimado creciera en 2.9% y solo creció 2.6% que, en milésimas de porcentaje, representa muchas toneladas de diferencia. Además, Sader hace un comparativo con el año 2020, pero “hay que tener muy en cuenta en pleno 2020 fue la etapa más crítica de la Pandemia y con ello no se pudo ingresar documentos para solicitar un apoyo; es decir, no hubo recursos para el campo y está técnica se da nuevamente en 2021 y, así, seguirá mientras existan este tipo de Políticas Austeras del Gobierno Federal”. 

Inclusive, afirma que, a la fecha, “no hay ventanillas ni Reglas de Operación que les permita a nuestros Productores solicitar un apoyo para seguir produciendo. El camino que le queda a nuestro país será el de importar el alimento”, sentenció. 

Por su parte, la Central Campesina Independiente (CCI), advirtió que en tres años de gobernar (¿?) la 4T, la producción de alimentos ha caído en un 7%, esto, a pesar de que la autosuficiencia alimentaria es una de las líneas centrales del Plan Nacional de Desarrollo y el primer objetivo del Programa Sectorial de Agricultura y Desarrollo Rural 2020/2024. 

Por medio de un comunicado, advierte que México no es ajeno a los daños que está generando el conflicto bélico en Ucrania, sobre todo en la agricultura, ya que, siendo los países en conflicto, de los principales productores y exportadores de granos y fertilizantes, se ha generado escases y encarecimiento de estos bienes.  

Como siempre, anota, la crisis golpea a las clases más pobres. “Campesinos y colonos de las zonas urbanas-popular resentirán con mayor crudeza los efectos de estas crisis”. Agrega: “Hacia el año 2030 seremos casi 140 millones de mexicanos y no estamos produciendo los alimentos necesarios, casi la mitad de nuestro consumo depende del exterior. Y ante esta tendencia el gobierno se ha negado a escuchar las necesidades de los productores, las propuestas de sus organizaciones, que enfrentan altos costos de producción por lo caro de los principales insumos y energéticos y falta de apoyo para mejorar la productividad como única alternativa de aumentar la producción”. 

Urge un cambio en las políticas hacia las organizaciones sociales, que este año han sufrido un nuevo embate a través de nuevas reglas fiscales y, se requieren programas sociales que garanticen el bienestar de la población rural y de las colonias populares. 

Por su parte, a inicios de este año, la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas (UNTA), reprocho al Gobierno federal que existe escases y un alza en los precios de los alimentos por insuficiente producción y una nula política de fomento. Aseguró que la inestabilidad en el mercado alimentario se debe a que no hay una política de producción adecuada y se ha visto obligado el Gobierno Federal a hacer importaciones de granos y oleaginosas de manera creciente en el 2021. 

Correo: guillermo.pumageneracion1979@gmail.com