Bernardo López  

Y por todas las mascotas que han sido víctimas de ser asesinadas al comer alimento envenenado en parques, secuestradas para pedir rescates, robadas mediante fraudes, abandonadas por sus dueños o no devueltas cuando se extravían.  

Todo esto sucede porque se tratan a los animales sintientes como mercancías, se les cataloga como juguetes o peluches y se piensa que al final se les puede desechar, sin embargo, cualquier mascota requiere tiempo y espacio, para que pueda tener una vida digna.  

Hace poco apareció un video sobre un panda, el cual intenta subir una barda, pero no lo logra, entonces comienza a rodar por el vado que se encuentra a un costado. Los comentarios fueron dirigidos a lo gracioso que se ve el animal, sin pensar que este comportamiento estaba relacionado más a una situación de estrés, debido al reducido espacio.  

Otro caso muy grave es el “santuario” de felinos “Black Jaguar – White Tiger”, donde los animales fueron encontrados en situación muy precaria, desnutridos y deshidratados, además que algunos ejemplares de leones tenían las colas cercenadas. Y todavía se atrevían a anunciar en su página que “se dedicaban a rescatar a animales nacidos y vendidos en México en circunstancias horribles y tenían la esperanza de inspirar a los humanos a tratar mejor el planeta”.  

También hemos visto los videos en donde las personas abandonan a sus perros: los lanzan desde vehículos y se arrancan a toda velocidad para que el animal no los pueda alcanzar o seguir, mientras que la mascota hace todo lo posible por volver a reunirse a su jauría. ¡No puede existir traición más vil!  

Afortunadamente, el caso de la mascota Maple no ha caído en el olvido y ha sido planteado en el Congreso de la Ciudad de México, en voz del diputado Jorge Gaviño Ambriz, quien pidió que Fiscalía Desconcentrada de Investigación en Delitos Ambientales y en Materia de Protección Urbana (FEDAPUR) dé a conocer avances sobre esta denuncia.  

Tenemos la esperanza de que este caso tenga un final feliz, porque el cuento que relataron los responsables de la empresa “You Can Dog Training” no es creíble, pues no existe ningún documento que avale sus palabras.  También tenemos la confianza de que el diputado Gaviño diseñe una iniciativa que permita la regulación, tanto de las empresas que se dedican al cuidado de mascotas, así como de las personas que laboran en ello.