Ángel Bejarano O. 

En entregas anteriores a IMPAR había precisado que no confiaba en las encuestas, dado que en la mayoría de las veces están hechas a la medida de quienes pagan, aunque no de manera abierta. Sirven cuando un candidato las encarga de forma seria para saber cómo está posicionado en la búsqueda de alguna candidatura. 

Las encuestas que realiza El Financiero me parecen serias, por eso me extraña las modificaciones realizadas para determinar quiénes van punteando para obtener el triunfo para la jefatura de gobierno. 

¿En qué estrato social se realizó la encuesta es necesario saberlo? ¿Se entrevistó a gente simpatizante de Morena?, también es importante el dato, sobre todo cuando los suspirantes tienen pocas posibilidades de ganar. 

Y es que cuando aseguran que los nombres de Morena que más posibilidades tienen de ser candidato (a) y ganar la elección son Martí Batres y Rosa Icela Rodríguez, algo me dice que la encuesta está fuera de la realidad. 

Miren ustedes, el secretario de gobierno de la Ciudad de México, Martí Batres, nunca ha tenido empatía con el electorado; como senador su trabajo había sido gris, no trascendió hasta el día que pidió licencia al cargo para incorporarse a sus nuevas funciones, en parte por el enfrentamiento que tuvo con el zacatecano Ricardo Monreal. Pero, más allá de este factor, el inquilino de Palacio no le permitiría llegar, no es gente de su confianza.

Llegó a la Secretaría de Gobierno debido a que Rosa Icela dejó ese espacio para incorporarse como Coordinadora de Puertos y Marina Mercante de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, siendo sustituida por José Antonio Suárez del Real, quien había sido designado previamente como titular de cultura. 

Sobra decir que a Suárez del Real el cargo le quedó grande. Es un hombre negociador, pero alejado de enfrentamientos, que en ese cargo se tienen a cada momento. Y como a Batres le gusta ese estilo de hacer política, fue llamado para respaldar a Claudia Sheinbaum, con las reservas del caso, pues lo tienen bien checado. 

Entonces vale la pena reiterar que, en la encuesta de El Financiero, que lo ubica con 26 por ciento de las preferencias de los encuestados, tres puntos arriba de Rosa Icela, es poco creíble, como también lo es que la secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana también encabece las preferencias de quienes fueron entrevistados. 

Es evidente que esta mujer no tiene la capacidad para estar en el cargo, que las estadísticas que da a conocer respecto a hechos delincuenciales están maquilladas. No ha tenido una carrera en el ámbito de seguridad que le permita elaborar programas para abatir la inseguridad, que es uno de los principales problemas que enfrentan los mexicanos; sabemos, sí, que los cargos que ha tenido se deben a su cercanía con López Obrador, pero hasta ahí. 

Ahora bien, desde hoy aseguro que el candidato de Morena para contender por la jefatura de gobierno será Ricardo Monreal. Sabe bien que no será elegido para la elección presidencial y que tampoco le alcanzaría si contiende por MC. Pero, en caso de que tampoco le permitan ser el candidato de Morena, Dante Delgado le ofrecerá su franquicia. 

Monreal es un político experimentado y con mucha visión, no en balde hizo ganar a Sandra Cuevas la alcaldía de Cuauhtémoc, pese a que contendió por el PRD, en alianza con el PAN y PRI. Su contrincante, Dolores Padierna, aún no termina de digerir la derrota. 

Por todo lo anterior, hoy más que nunca reitero que las encuestas no son creíbles.