Bernardo López 

Las medidas represivas de la ‘emergencia sanitaria’ por el Covid-19 se quedan sin sustento al reafirmarse el comportamiento de los contagios en función de la radiación solar y del calor; contrario a las justificaciones que dan los ‘expertos’ o ‘científicos’, quienes dicen que la campaña de vacunación y las medidas de sana distancia y cubrebocas fueron las responsables de la disminución de las infecciones. 

Hemos desmentido cada una de estas afirmaciones, pues la caída en el número de contagios se dio a partir de febrero, con temperaturas superiores a los 25 grados y ocho horas de radiación solar, tiempo en que aún no se comenzaba a vacunar a las personas de la tercera edad; el argumento de impedir la propagación de ‘contagios’ SARS-CoV-2 con la sana distancia se cayó en el momento que hubo hacinamiento diario dentro de los vagones del Metro de la Ciudad de México; y ni hablar del bozal, que no impide el paso del coronavirus, que tiene una medida de 70 nanómetros.

Sobre las cualidades protectoras del cubrebocas, también fueron desmentidas en unos correos que escribió Anthony Fauci -obtenidos por Judicial Watch- en donde afirmó que “el cubrebocas típico que se compra en la farmacia no es realmente eficaz para evitar el paso del virus, que es lo suficientemente pequeño como para atravesar el material”, al responderle a Sylvia Burwell, la decimoquinta presidenta de la American University. 

Por lo tanto, todas las medidas que se mantienen en semáforo verde violan los derechos humanos y constitucionales de las personas, pues se les impide el libre tránsito y se les discrimina si no usan bozal, además que se arresta a los usuarios del Metro que no usan esta máscara ¿Ha llegado el momento de enjuiciar a todas aquellas autoridades que mantienen estas medidas represivas? 

Esas acciones violan todo rigor científico, al ser reforzadas por la ausencia de autopsias, pues sólo así se podría saber qué personas murieron por coronavirus o por influenza o por otro tipo de neumonía; ¿No le causa extrañeza a la comunidad científica que se haya reducido casi a cero el número de enfermos por influenza? 

Otro asunto extraño es el de las vacunas, que, dicen, evitan que no te enfermes de forma grave de la infección, sin embargo, un biológico debería preparar al organismo para defenderse del coronavirus y destruirlo antes de que se replique, por lo tanto, no debería ni contagiarte ni enfermarte. Entonces si no puede hacer eso, no tiene ninguna razón que las personas se apliquen esa sustancia, que además fue aprobada de emergencia, lo que significa que sigue en etapa experimental. 

No hay razón para que las personas sanas y jóvenes tengan que aplicarse un experimento en sus cuerpos, pues nadie sabe a ciencia cierta qué es esa sustancia y qué provoca en el cuerpo. También, nadie puede obligar y nadie puede discriminar a las personas que decidan no vacunarse.