La Basílica de Guadalupe en la Ciudad de México fue cerrada al público por la pandemia de COVID-19, pero ello no impidió un festejo monumental.

Artesanos de Huamantla, estado de Tlaxcala, armaron un tapete monumental en la explanada del Templo Mariano y trabajadores del lugar colocaron 15 mil veladoras con mensajes de devoción de feligreses.

El tapete monumental comenzó a instalarse la noche del 10 de diciembre después de que la Basílica cerrara sus puertas para no volver a abrirlas hasta el lunes 14 de diciembre.

Veinte artesanos de Tlaxcala, junto a más de 25 trabajadores del recinto, tomaron los cientos de arreglos florales que peregrinos dejaron a la virgen de Guadalupe y los convirtieron en hermosas figuras acompañadas de aserrín.

“Por un tiempo las flores fueron colocadas en las jardineras, luego las cortamos y las seleccionamos por colores y tamaños, vemos cuales son aptas para deshidratar, y las formamos en las figuras que conformarán el tapete”, explicó Juan Carlos Sánchez, encargado de Servicios Generales de Plaza Mariana.