Treinta y ocho millones de niños entre los 13 y 15 años en el mundo son consumidores de tabaco, según estudios realizados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre las tendencias mundiales del tabaquismo.

A pesar de que acceder a productos relacionados con el tabaco está prohibido para los menores de edad en la gran mayoría de los países, el número de niños fumadores es alarmante, con 13 millones de niñas y 25 millones de niños que consumen tabaco regularmente.

Esta conclusión está basada en el análisis del resultado de mil 728 encuestas nacionales realizadas en 190 países y que han cubierto a 97 por ciento de la población mundial.

El experto de la OMS, Ruediger Krech, criticó duramente a la industria tabaquera, a la que acusó de hacer esfuerzos “criminales” para captar a mujeres y niños, y de usar la pandemia de COVID-19 para establecer vínculos de influencia con los gobiernos de ochenta países.

“La industria del tabaco trata de aparentar que son parte de la solución, donan cubrebocas, respiradores, cuando claramente el tabaco es causante de multitud de enfermedades respiratorias. Incluso proponen desarrollar una vacuna. Su objetivo es influir en los gobiernos y esta situación debe revertirse puesto que están ayudando a que la gente muera”, denunció en conferencia de prensa.