Uganda confirmó la detección de poliovirus de tipo 2 derivado de la vacuna circulante (cVDPV2) en muestras tomadas en plantas de aguas residuales de Kampala, algo que las autoridades sanitarias relacionan con la disminución de la inmunización por culpa de la pandemia de COVID-19.

“El virus detectado tiene vínculos con una cepa de cVDPV2 registrada en Sudán”, indicó el Ministerio de Salud ugandés en un comunicado, si bien no se informó de ningún caso de desarrollo de la enfermedad.

De acuerdo con el Gobierno de Uganda, el resurgimiento de la polio en el país se relaciona con las reducción de la vacunación debido a los efectos de la pandemia de COVID-19 y con brotes en otras naciones de la zona.

“Los incesantes movimientos transfronterizos entre nuestros países vecinos y los países del Cuerno de África actualmente afectados por brotes de cVDPV suponen riesgos adicionales de importación de polio”, señala el mensaje del Ministerio.

En respuesta al hallazgo, Uganda incrementará la vigilancia para detectar posibles casos de polio y también aumentará los esfuerzos de vacunación.