El análisis por parte de aficionados, con la posterior supervisión de científicos, de 37 mil fotografías tomadas durante 19 años por el telescopio Hubble, de la NASA y la Agencia Espacial Europea (AEE), permitió catalogar mil 31 asteroides pequeños que habían pasado desapercibidos.

El hallazgo liderado por investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid y el Centro Europeo de Astronomía Espacial de Madrid aparece recogido en la revista científica Astronomy and Astrophysics.

“Había algún indicio de que esta población de pequeños asteroides existía, pero ahora lo confirmamos analizando fotografías aleatorias del archivo del Hubble. Y es importante para aportar ideas sobre los modelos evolutivos de nuestro Sistema Solar”, subraya Pablo García Martín, investigador de la autónoma en un comunicado de la ESA.

 Resultado de una trituración

El hallazgo de muchos asteroides pequeños induce a pensar, según los autores, que se trata de fragmentos de asteroides mayores que han colisionado y se han roto en pedazos, quedando como si fueran un amasijo de cerámica aplastada, en un proceso de “trituración” que habría durado miles de millones de años.

En total, los 11 mil 482 aficionados que han colaborado con el proyecto encontraron mil 701 rastros de asteroides en el archivo fotográfico de dos décadas, de los cuales mil 31 no estaban catalogados.