• Personeros de la 4T piden inversión privada, pero López la rechaza y sataniza  

Miguel A. Rocha Valencia 

El propio Alfonso Romo Garza, jefe de la oficina de la Presidencia, envió un mensaje a su patrón pidiéndole que se abra a la inversión privada, no la rechace ni la obstaculice ya que como reconoce también el secretario de Hacienda, Arturo Herrera Gutiérrez y hasta el jefe de Morena en el Senado, Ricardo Monreal, si México aspira a una recuperación, será al lado de la iniciativa privada nacional y extranjera. 

Empero, el profeta olmeca se niega, ofende a inversionistas a quienes llama poco menos que rateros y genera un mayor clima de desconfianza en nuestro país, que pudiendo ser atractivo a capitales, pierde oportunidades todos los días y el dinero nacional y extranjero, se va. 

De acuerdo al Banco de México, en los últimos meses salieron cerca de 400 mil millones de pesos que estaban invertidos en valores gubernamentales, al tiempo que se cancelaron cerca de 600 mil millones más en inversiones directas, especialmente en energía. Esto es que al extranjero no le interesa colocar capitales en nuestro país, ni siquiera en deuda. 

Tan sólo el mes pasado el éxodo de capitales fue por 55 mil 85.9 millones de pesos, la tercera caída más elevada de las siete que se registran en 2020 

Para colmo, el gasto empresarial decayó por octavo mes consecutivo, en tanto que la inversión directa de México en el extranjero sumó cinco mil 29 millones de dólares en un trimestre, lo que implicó un incremento anual de 316 por ciento, el mayor monto para un periodo similar desde 2012. La causa, “desconfianza en el mercado mexicano”. 

En medio de esta situación, el tlatoani de Palacio Nacional, ordena la cancelación unilateral, por “leonino”, a la mejor con razón, pero no es el procedimiento, de un contrato con Odebrecht para el suministro de gas natural. 

Es decir, si es necesario finalizar contratos que se haga, pero por las vías legales, no por decisiones políticas que son las que causan la instabilidad ante los inversionistas como afirma la encuesta del Bank of America. 

Luego viene lo del Outsourcing, donde uno de los principales prácticamente de esa modalidad de contratación es el propio gobierno. De acuerdo con los empresarios, el tema se platicaría, pero el profeta de Macuspana se les adelantó y sacó su iniciativa, aprobada por sus lacayos congresistas. Con ello, da otro golpe a la inversión y por consiguiente la posibilidad de una recuperación económica acelerada. 

Claro no es circunstancial, pues el tlatoani ve en ese grupo de trabajadores no una serie de injusticias, sino la posibilidad de una mayor recaudación y sí la habrá, pero reflejará menos plazas de las siete millones que hoy reporta ese sistema de contratación. El mismo gobierno reducirá esa forma de empleo. 

Frente a esto, los empresarios se dijeron traicionados y comprobaron, una vez más, que no pueden confiar en promesas de la 4T o de sus enviados (Romo, Herrera o Monreal) pues su dueño hará lo que le venga en gana y si algún lineamiento legal le estorba, sus garbanceros del Congreso lo ajustarán a la medida. 

Y si no, de todos modos, aunque sea ilegal, como se ve en la observación de más de 30 mil millones de pesos del pasado presupuesto, en el 2021 donde no obstante que se dijo que los 33 mil millones de pesos ordeñados a salud serían para vacunas, no se etiquetó ningún recurso para tal objeto.  

Es decir, lo que aprueben en el Congreso los sirvientes legisladores de López, no vale ni el papel o espacio cibernético que ocupe. Al final, ajustarán lo que les ordene el caudillo para controlar el dinero que junto con lo que se asigne a Morena vía INE, constituirá el mayor presupuesto electoral que partido alguno recibe en la historia del país. 

De entrada, el partido en el poder tendrá programas clientelares por cerca de 500 mil millones de pesos, en tanto que, a los opositores, les quitan más y sus posibilidades de competir se minimizan. Veremos. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here