• Ganso trata de ahogar al INE, someter más instituciones y sociedad. Aumenta debacle

Miguel A. Rocha Valencia

Cargado de ira por la realidad que lo golpea todos los días la cual intenta desmentir con falsedades, el ganso de Macuspana endurece sus ataques a instituciones electorales y educativas a través de acciones, declaraciones demagógicas y recortes presupuestales que comprometen su viabilidad, autonomías, elecciones y desde luego, el sistema democrático heredado por los neoliberales y conservadores.

Eso a pesar de que fue gracias a ese sistema que las minorías opositoras se volvieron mayorías y escalaron el poder hasta llegar a la Presidencia de la República. Se trata entonces de dinamitar el puente que llevó al mesías tropical a donde se encuentra y nadie más lo vuelva a usar.

Es decir que no sean las organizaciones ciudadanas quienes decidan quien llega al poder, sino que desde el mismo poder digan quien sí y quien no, como se hacía “antes” de la existencia del INE, el TEPJF además de todas las reformas electorales impulsadas desde la oposición de entonces.

Para ello y como luego de tres años de gobierno el pueblo se desencantó del tlatoani quitándole la mayoría absoluta en la cámara de Diputados que le daría con sólo sus morenos y garbanceros las reformas constitucionales que ambiciona, lanzó su plan B a través de leyes secundarias que en el fondo pretenden ahogar administrativa y orgánicamente a las instituciones electorales.

Tiene el cinismo de mentir al asegurar que es el propio INE quien pone en riesgo las elecciones, cuando fue ese Instituto quien le dio el triunfo electoral hace cuatro años.

Su ira se refleja al afirmar que la marcha ciudadana convocada el próximo mes para defender a la institución es para pedir la libertad de Genaro García Luna, quien por lo visto ya se le volvió obsesión, tal vez por la posibilidad de que en ese proceso surjan datos incriminatorios contra el tlatoani tabasqueño, sobre todo referentes al cártel de Sinaloa y Don Joaquín Guzmán.

Es tal el desatino y enojo del profeta cuatrotero que luego de la acusación y denostar contra los consejeros, niega estar contra el INE, acusa a los conservadores de atentar contra un nuevo marco a todas luces antidemocrático con el cual se pretende dejar en manos del Ejecutivo la decisión de quiénes habrán de gobernarnos en el próximo sexenio.

Pero, además, en ese frente abierto contra todo lo que se opone o es capaz de cuestionarlo, no cede en atacar a otras instituciones en vez de sujetarse a lo que le mandata la Constitución, como en el caso de la ministra plagiadora, a quien en lugar de regañarla o exigirle su renuncia, se va contra la UNAM de cuya rectoría ha intentado apoderarse como ya lo hizo de algunas áreas de la Máxima Casa de Estudios.

El impoluto líder cuatrotero ya dijo que a él no le vengan con que la ley es la ley o le hables de ética. Por eso tal vez no llama a su corcholata-ministra para pedirle su renuncia. Él la puso en la Suprema Corte y ahí ya huele mal, prefiere denostar a quienes la critican y descalifican, aprovechar la falta para golpear a los demás y decirse víctima de los eternos complotistas y de paso darle otro recargón a la UNAM, a la cual seguramente le cobrará el falso agravio de no pronunciarse de manera directa sobre el caso reduciéndole el presupuesto. Eso es inevitable.

También se lanza contra otras instituciones donde acusa a sus integrantes de ganar más de 300 mil pesos mensuales, no importa que lo desmientan, aplica su teoría de difamar “que algo queda”.

En cambio con sus corcholatas, hijos, hermanos nueras, colaboradores, amigos y compadres, gracia absoluta de quien está convertido hoy no en el Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, sino en líder de una pandilla, el jefe de la nueva mafia en el poder, pero con un cinismo superlativo, donde se perdonan todas las culpas, no sólo ser rateros, corruptos, ineficientes, ignorantes o simplemente cómplices por conveniencia, sino también a muchos criminales del fuero federal lo mismo en el área administrativa que penal. Insistimos, si como dice “El Grande”, con García Luna creció el cártel de Sinaloa, con la actual administración esa empresa criminal se consolida incluso con posiciones políticas, infraestructura urbana y territorial y como ya se dijo, como el principal exportar de fentanilo hacia Estados Unidos. Y de eso, ya le tomaron nota «allá».