Miguel A. Rocha Valencia

Donald Trump lo dijo en público. México está pagando por el muro con la creación de la Guardia Nacional que se encarga de evitar que migrantes lleguen a la frontera sur de Estados Unidos.

Pero eso sí, también dijo que es su amigo, y que se lleva muy bien con el mandatario mexicano, esforzado en cumplirle en lo relativo a la migración.

Sólo faltó que Trump dijera que López es su lacayo y hace lo que le pide (no le ordena), porque son muy cuates.

Es entonces que recordamos las bravatas del actual presidente mexicano que en más de una ocasión se refirió al Imperio, a la sumisión que “los otros” mostraban frente a Estados Unidos y su advertencia categórica de defender la soberanía de las decisiones mexicanas.

También es bueno recordar sus críticas al Tratado de Libre Comercio, original de Carlos Salinas de Gortari, el “jefe de la mafia en el poder”, que hoy remasterizado, es motivo de festejo y frases jubilosas al firmarse allá, en el jardín Sur de la Casa Blanca, ahí donde los presidentes estadounidenses sacan a sus perritos a hacer sus “gracias” y festinan los pavos del día de Acción de Gracias.

O sea, hoy es motivo de festejo todo lo que nos llega del norte; ahora somos grandes amigos y colaboradores del Imperio, porque hay que llevarse bien, con todo y que nos restrieguen en la cara el pago de un infamante muro humano, el cual se ha querido disfrazar como arma de seguridad contra el crimen organizado, al que se le respeta y no se le persigue.

Dos caras; una cosa dijo López en campaña y en su actuar hace otra, esa que nos muestra un tabasqueño sobajado y hasta exhibido como un colaborador del régimen de Donald Trump.

Pero así es López, hasta parece que Estados Unidos dio su aval para que llegará al poder, pues al ser el más inepto, se le puede manejar mejor.

Por lo demás, lo de la Guardia Nacional, lo dijimos desde el principio, que serviría para hacer el muro del presidente estadounidense, pero con seres humanos, evitar la migración, aunque ello implicará cambiar el perfil de la política internacional de México.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here