• Layda Sansores viola la ley cínica e impunemente al cobijo del profeta de la 4T  

Miguel A. Rocha Valencia  

Para pocos o nadie es noticia que Alejandro Moreno, el ex gobernador de Campeche y en algún momento hijo político de Manlio Fabio Beltrones, resultó rapaz para el dinero y “muy bueno” para la fiesta, alejado de principios éticos, tanto que traicionó en la primera que pudo a su mentor y a cuantos le ayudaron a construir su meteórica carrera administrativa, siempre señalada por rasgos de corrupción.  

Varios conocen de primera mano su amor por el dinero y el uso del poder para conseguirlo, lo mismo como facilitador que como cabildero o asumiendo él mismo posiciones favorables. Fue así que consiguió se reformara la ley para ser el senador más joven de su camada.   

Fue de los primeros que se inclinó ante el peje al igual que su amigo y casi contemporáneo, el oaxaqueño Alejandro Murat quien en breve dejará de ser gobernador para sumarse a la cuarta si en el PRI no logra sus objetivos.   

Así lo hizo su papá el impresentable José Murat Casaab, distinguido persecutor de periodistas y enriquecido con los fondos de programas sociales de su tiempo. Es el estilo morenista: el chantaje y la amenaza.  

Por eso cuando la distinguidísima dama del buen decir y actual gobernadora campechana, Layda Sansores, por cierto, hija del ex gobernador de esa entidad, “El Negro” Carlos Sansores Pérez, presidente Nacional del PRI y líder en el congreso federal, anunció audios y porque no, videos comprometedores de Alejandro Moreno, pocos o nadie lo dudamos.  

Incluso aquí comentamos que la mala fama del actual dirigente del tricolor era bien merecida, pues hay muchos testigos de sus hechos y no son pocas las víctimas y cómplices sembrados a lo largo de su carrera política, una de las más cortas y “trepadoras”. Diputado, senador, gobernador, líder del PRI. Lo mismo es la acumulación de bienes, ya que el campechano no hacía “favor” sin la correspondiente retribución.  

Empero y ese es el punto, para ventilar lo dicho y hecho por “Alito” en público, la exdelegada en Álvaro Obregón recurre a lo peor, ventilar las cuestiones personales, lícitas o no de su antecesor y en un momento donde es clara la intención. Para hacerlo, Layda Sansores comete delitos que debían ser castigados pero que, sin embargo, le aplauden, agradecen y protegen desde Palacio Nacional.  

Tan es así que el profeta de la 4T sólo desaprueba del balconeo y presiones contra Moreno Cárdenas las formas, pero no el fondo, cuando es ahí precisamente donde la actual gobernadora cae en la ilegalidad, misma que se ventila no sólo en los medios sino incluso en congresos como en el de la Ciudad de México, donde un jurista y diputado llamado Jorge Gaviño, señala que los delitos de Layda Sansores no deben quedar impunes.  

Fue claro Gaviño Ambriz al apuntar que más allá de si Moreno Cárdenas es culpable o no de lo dicho o se revela de él, lo hecho por la gobernadora es ilegal y debe ser castigado. Recordemos que la FGR abrió carpeta de investigación contra un periodista por difundir grabaciones del fiscal Alejandro Gertz Manero en el caso Lozoya.  

Ante la Permanente del Congreso de la CDMX, el perredista Gaviño Ambriz precisó que por principio y en ello concordó con el panista Federico Döring, en que la intervención de las comunicaciones sin orden judicial es un delito y revelarlas por parte de un particular, otro. Aquí debemos anotar que debería darle vergüenza al actual fiscal de Campeche, Renato Sales Heredia; si su padre viera lo que hace con la procuración de justicia se volvería a morir de pena.   

Es información extraída, dijo, de un acto ilícito y “ahora también existe otro delito, que es la posesión de imágenes ilegales, sean diputadas o no, son mujeres cuya posesión de una fotografía de esas mujeres es ilegal a nivel nacional y a nivel estatal y aquí lo que se quiere que la señora gobernadora mantenga esos dos delitos sin tener consecuencias de los mismos”. Se refirió a que un diputado de Morena instó a que se dieran a conocer las presuntas imágenes de damas que se sustrajeron del celular del ex gobernador.  

Manejar impunemente esos actos jurídicos sin consecuencias no se debe, es impunidad, y es donde no estamos de acuerdo nosotros, porque si tiene la exsenadora, hoy gobernadora, esas imágenes, es un ilícito que tiene que aclarar. Y si tiene también esas grabaciones, es otro ilícito que tiene aclararse.  

Hizo hincapié en las fotografías extraídas sin orden judicial ni autorización del interesado de un celular personal de Alejandro Moreno y peor si se pretende sacar a la luz esas imágenes que atentarían contra las mujeres comprometidas. Es una ilegalidad a todas luces que no puede, no debe quedar impune, apuntó el diputado.  

Pero como se trata de golpear a la alianza opositora, a la cual por lo que, si le teme el profeta cuatrotero, pues contará con toda impunidad. Pero que no olvide la hoy gobernadora que eso que hoy hace, también se paga.