• Instituciones, Constitución, no sirven. ¿Quién quitará poder y dinero a militares?

Miguel A. Rocha Valencia

Ahora resulta que el machuchón de Palacio Nacional es un semidios al que debemos quemarle incienso y estarle agradecidos por salvar a la nación de una catástrofe (la actual no lo es) y reconocerle que, sin él, el genocidio por mala administración de la pandemia y su complicidad con el crimen organizado tendría dimensiones de tragedia nacional. Habría mucho más muertos.

Y como el mesías tropical ya se siente en el Olimpo también hay que agradecerle que por decreto se haga de la verdad absoluta en este país por que “sólo él es santo” impoluto y sus corruptelas, complicidades, violaciones a la ley y venganzas, son actos divinos que no admiten discusión.

De tal suerte que si México se encuentra inmerso en una masacre que ya alcanza 105 mil asesinatos (ocho de ellos en víspera de su visita a Zacatecas) y enlutados por 600 mil fallecimientos de Covid-19, o sea en cuarto lugar mundial sólo atrás de Estados Unidos, India y Brasil, cuyas poblaciones son mucho más numerosas que la nuestra, según la Universidad Johns Hopkins.

La misma institución, desde luego neoliberal y del imperio, plantea que si México se encuentra en décimo quinto lugar en contagios es simplemente porque aquí, se aplican pruebas “oficiales” a un mínimo de su población, en tanto que, en otros países con mayor muestreo, los números se incrementan. Es decir que la cifra “negra” debe multiplicarse hasta por 12, con lo cual en vez de 3.5 millones de contagios, andaríamos en los 42 millones.

Tal vez por eso la saturación en hospitales, donde muchos murieron en la calle por falta de atención, o en sus domicilios. Pero para el Ganso, la pandemia fue una odisea, con cualquier otro presidente la tragedia sería mayor.

Lo que no dijo es que aprovechó la ocasión “anillo al dedo” para hacer suyo el dinero del presupuesto y repartirlo a su gusto para fincar su proyecto cuatroteísta, el cual a pesar de todo parece naufragar y obliga al profeta a mostrarse tal cual es luego del “balconeo” de los 800 contratos por miles de millones de pesos del aeropuerto de Santa Lucía que entregó el secretario de la Defensa Nacional, el patriota morenista Luis Crescencio Sandoval.

Igual como sucederá con el Tren Maya que pasará a la administración militar en marzo y no dudemos que las instalaciones de “seguridad nacional” incluyendo refinerías, también queden bajo su férula.

Con eso, la impunidad del decretazo para que no se rindan cuentas y se aprueben todos los permisos y proyectos sin necesidad de informar o ser sancionados por autoridad alguna, además de la administración del crimen, el caudillo de Tepetitán está asegurando su reelección o de quien él designe.

Porque la pregunta es: ¿Quién se atreverá a quitarle a los militares verdes o blancos todo el dinero, empresas, concesiones y poder que el ganso les dio en vez de meterlos a los cuarteles?

Entramos de lleno a la etapa del gorilato con un presidente autócrata que cedió el poder del Estado a los militares y se cobija con ellos. Por eso Chencho llama a sumarse a la 4T, pedido que debe interpretarse como las palabras del mesías; estar contra el proyecto, es vivir en el error.

Hoy el “Peje” puede no sólo mandar al diablo a las instituciones sino también a la Constitución, a la disidencia, la crítica, transparencia, rendición de cuentas, líderes sociales, congreso federal y estatales, gobernadores, jueces y magistrados, al país mismo, porque él, encarna al Estado, es el machuchón que decide bueno y malo, persigue, castiga o premia según su criterio.

¿Quién le va a decir que no con una fuerza militar que supera los 500 mil elementos, 180 mil de ellos en la calle en funciones de seguridad y con una magistrada, Margarita Ríos Farjat que plantea hacer constitucional que el Ejército esté en las calles para “lo que sea” y un presidente de la Suprema Corte, Arturo Zaldívar que se agacha ante el recorte de dos mil millones al presupuesto del Poder Judicial?

Por Mi Raza Hablará el Espíritu

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here