• Corrupción en gobierno del Ganso es manifiesta, incluso en Fuerzas Armadas

Miguel A. Rocha Valencia

Pese a las pruebas documentadas de corrupción, el machuchón de Palacio Nacional la niega y presume “logros” que se reducen a la entrega de dinero a manos llenas a cambio de simpatías, contratos directos a empresas consentidas, de nueva creación o fantasma, el desaseo en el gasto público y a cambio, acusa a los “de antes” de dejarle un país destruido para evadir su responsabilidad en la crisis estructural que en todos sentidos vive el país.

Pero de lo que más hay pruebas, es de su desacato y desprecio a la Ley e instituciones, el uso del chantaje y la amenaza como forma de gobierno donde prevalecen privilegios de su familia, gabinetazo, amigos, compadres e incondicionales.

Lo peor es que en esta desvergonzada corrupción, se descaran las Fuerzas Armadas cuyos mandos, se despachan a discreción el pastel de administrar a la delincuencia organizada y sus empresas ilícitas, a través de las concesiones que les otorga el mesías tropical, como son obra y gasto públicos, administración de instituciones y negocios que ejercen de manera directa sin rendir cuentas.

Incluso la Marina da de qué hablar, pues a raíz de la entrega de las aduanas “algo sucede” pues si bien el número de pedimentos por importaciones y exportaciones aumentó de nueve mil 374 en 2018 a nueve mil 969 en 2021, los ingresos a la hacienda pública disminuyeron, lo cual “habla” de una mayor corrupción.

Al inicio de la administración de la 4T, los ingresos sumaron un billón 70 mil millones, pero “inexplicablemente” en 2021, con mayor número de pedimentos, bajaron a 999 mil millones de pesos, por lo cual, el mismo Servicio de Administración Tributaria, reconoce la existencia de corrupción que sigue como asignatura pendiente de este gobierno.

Esto es que la promesa de acabar con la corrupción que llevó al ganso al poder, se quedó en demagogia y se profundizó al hacerse manifiesto el fenómeno incluso en las Fuerzas Armadas. Ahí están los más de 900 contratos otorgados de manera directa por la Sedena a empresas de nueva creación, fantasmas o con incapacidad para cumplir compromisos de proveedores y que alcanzarían de acuerdo con la propia Secretaría de la Función Pública, cerca de 12.5 mil millones de pesos.

En 2020, el 64 por ciento de los 17 mil 500 millones que por contratos ejerció la propia dependencia, fueron ejercidos por la misma vía, documentándose que varias de las “empresas” favorecidas, tenían como domicilio casas particulares o precios baldíos.

La corrupción se expresa también en hechos como el de adelantar alzas en tasas de interés dictadas por el “autónomo” Banco de México, influir en determinaciones de la Suprema Corte de Justicia (tema aparte) como la Ley de la Industria Eléctrica con la cual el Ganso piensa colocarse por encima de la Constitución ayudado por “sus ministros” Loreta Ortiz Half, Yamín Esquivel Mossa, Arturo Zaldívar Lelo y Juan Luis González Alcántara y así burlar a la oposición que negará la aprobación en el Congreso.

Corrupción es mentir sobre el fondo de cancelación del NAIM para sustituirlo por el AIFA que se convirtió en moneda a cambio de “lealtad ciega” del Ejército, también lo es desestimar los más de 115 mil asesinatos en el país en la actual administración, incluyendo más de 100 luchadores sociales y 50 periodistas, incluyendo más de tres mil 500 feminicidios.

Peor es culpar a administraciones pasadas de lo que se es incapaz de frenar la violencia que estalla en masacres como la del domingo en Las Tinajas, Zinapécuaro, Michoacán con 20 muertos y todo por la política de “abrazos, no balazos” o el los voy a acusar con sus papás.

Corrupción, en suma, es tener a México en una crisis más profunda que la causada por el neoliberalismo, con síntomas de estanflación y que dejará al país en una de las peores situaciones, porque como van las cosas, la estructura financiera ya está “tocada”.

En tanto, el pontífice de la 4T continúa su discurso de austeridad mientras vive en un palacio cuyo mantenimiento cuesta seis millones de pesos al mes, sus hijos se vuelven y viven como millonarios al igual d colaboradores, amigos y compadres.

Tal vez por eso el caudillo sale con su gracejada de rentar el avión presidencial para fiestas de 15 años. De ese tamaño están las cosas. No a la Revocación de Mandato.