El ex productor de cine Harvey Weinstein perdió una apelación con la que buscaba anular su condena por violación y otros delitos sexuales resultante de un proceso judicial en Nueva York a principios de 2020, que se convirtió en emblemático para el movimiento Me Too.

Un panel de cinco jueces de la división de apelaciones de la Corte Suprema del estado de Nueva York decidió por unanimidad mantener tanto la sentencia como la condena de 23 años de cárcel de Weinstein, quien argumentaba que el magistrado James Burke se equivocó y que hubo errores en el juicio.

Weinstein, de 70 años de edad, fue declarado culpable en un juicio con jurado de un acto sexual criminal en primer grado contra la asistente de producción Mimi Haley y de una violación en tercer grado contra la aspirante a actriz Jessica Mann, tras lo que el juez dictó condena.

El que fuera productor estrella de Hollywood apeló esa condena en abril del año pasado al considerar que no recibió un “juicio justo” porque, entre otras cosas, se permitió testificar a varias mujeres que habían denunciado supuestos abusos pese a que en el proceso no se juzgaban esas acusaciones en concreto.

Pero los jueces del tribunal de apelaciones, en un escrito de 45 páginas publicado y revisado por Efe, dijeron “rechazar los argumentos y reafirmar la condena en todos sus aspectos”, añadiendo que no ven motivos para “reducir la sentencia” y consideran “inválidas” las alegaciones del acusado.