Apple y Amazon se sumaron a Google en las últimas horas y vetaron a la red social Parler, que se ha hecho muy popular recientemente entre conservadores y extrema derecha de Estados Unidos, ante su negativa a regular contenidos que incitan a la violencia.

El movimiento llega después del asalto al Congreso protagonizado por simpatizantes del presidente saliente, Donald Trump, y deja el futuro de Parler en el aire.

La red social ha crecido de forma muy importante en los últimos meses, al convertirse en refugio de figuras de la extrema derecha cuyos contenidos incumplen las normas contra el discurso de odio y la violencia de plataformas como Twitter o Facebook, y de conservadores que ven a los gigantes de internet como sesgados en su contra.

El gran boom para Parler llegó después de las elecciones del pasado noviembre, fecha desde la que ha duplicado sus usuarios hasta los 10 millones, según la empresa.

La red social no prohíbe el discurso de odio ni tiene ningún tipo de filtro contra las informaciones falsas, aunque sí veta el spam y actividades ilegales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here