El uso extendido de cubrebocas faciales en lugares públicos podría reducir el número de reproducción del COVID-19 y evitar nuevos brotes de la enfermedad, según un estudio divulgado este miércoles por las universidades británicas de Cambridge y Greenwich.

De acuerdo con una investigación llevada a cabo por expertos de esos centros académicos, si la población utilizara cubrebocas se lograría mantener el número R por debajo del 1.0 y se evitarían nuevas oleadas, combinando esa medida con los confinamientos.

Sus hallazgos, divulgados en la publicación “Proceedings of the Royal Society“, desvelan que aplicar tan solo medidas de aislamiento no va a detener una posible reaparición del SARS-CoV-2.

Los expertos observan que incluso los cubrebocas hechos en casa pueden reducir de forma llamativa la tasa de transmisión si son llevadas por muchas personas en lugar de limitar su uso a aquellas que muestran síntomas del COVID-19.

Por ello, hacen un llamado a que se divulguen campañas de información tanto en países ricos como en otros en vías de desarrollo con mensajes como: “mi mascarilla te protege, la tuya me protege”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here