El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, celebrará una cumbre de emergencia con los jefes de Gobierno de todas las provincias del país en medio de la ola de protestas de grupos antivacunas, tras el reinicio del tráfico en el puente internacional Ambassador.

Trudeau tiene previsto discutir con los primeros ministros provinciales la crisis causada por las protestas contra las restricciones impuestas para frenar la pandemia de COVID-19 y posibles medidas para solucionar la situación. Posteriormente, se reunirá con todos los diputados del gobernante Partido Liberal.

En la noche del domingo, Trudeau mantuvo otra reunión del Grupo de Respuesta a Incidentes (GRI), un gabinete de emergencia compuesto por un selecto número de ministros y altos funcionarios que solo es convocado cuando se producen situaciones de crisis que afectan la seguridad nacional.

Según un comunicado publicado en Twitter, el primer ministro indicó que el grupo trató “acciones que el Gobierno puede tomar para ayudar a terminar los bloqueos y ocupaciones”.

La reunión del GRI se produjo después de que el ministro de Preparación para Emergencia, Bill Blair, advirtiera que el Gobierno está considerando invocar las leyes de emergencia del país, lo que podría significar el uso de las fuerzas armadas.