El presidente Andrés Manuel López Obrador calificó como un “triunfo para la democracia” la sesión del domingo en la Cámara de Diputados, donde fue desechada la Reforma Eléctrica.

En la conferencia matutina de este lunes en Palacio Nacional, López Obrador dejó en claro que lo ocurrido en el Palacio Legislativo de San Lázaro es una muestra de que en México no hay un presidente autoritario.

Yo creo que es un triunfo para la democracia, para demostrar que vivimos en un auténtico Estado de Derecho, que no hay un presidente autoritario, que no hay corrupción, que se garantizan las libertades, yo así lo vería”, dijo.

“Es un triunfo también para la política porque se avanza en el combate a la simulación, es espléndido un momento así, de los que se dicen representantes populares, votan por Iberdrola. ¿Cuándo se va a volver a ver una cosa así? Entonces es un momento estelar“, puntualizó.

López Obrador reconoció que es la primera vez que fracasa una de sus reformas prioritarias, ya que se necesitaban los votos de dos tercios de los 498 diputados presentes por ser una modificación a la Constitución.