Para presionar al Ejército, los transportistas que protestaron frente a Palacio Nacional decidieron por su propia voluntad no recibir pagos por trasladar materiales de Texcoco al aeropuerto de Santa Lucía, señaló la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

Integrantes de la Confederación de Sindicatos Unidos por la Transformación de México bloquearon con camiones de carga la autopista México-Pachuca y el circuito del Zócalo, en una protesta en la que acusaron que la Sedena los contrató a precios muy bajos y con pagos en efectivo.

En respuesta, el Ejército informó que han realizado seis reuniones con la organización que protestó, conformada por la Confederación de Trabajadores y Campesinos (CTC), la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC), el Sindicato de Cementos, la Confederación de Trabajadores de México (CTM) y la Organización Libertad, así como con transportistas locales.

“Los miembros de esta agrupación sindical (que protestó) generaron diversas excusas para no generar las facturas para el pago de los acarreos y de manera voluntaria decidieron no recibir el pago por los servicios prestados, como medida de presión para favorecer sus intereses”, acusó la Sedena.

El Ejército aseguró que en las reuniones se acordó que la Confederación trasladará dos terceras partes de los materiales que hay en el predio de Texcoco, donde se iba a construir el Nuevo Aeropuerto Internacional de México, a un depósito ubicado en el exterior del Campo Militar de Santa Lucía, mientras que las organizaciones locales llevarían la otra tercera parte.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here