Calacas Jazz Band es una banda que ha aprendido que no es suficiente con tocar bien y ensayar cada semana, sino que también hay que saber administrar el proyecto, lo que los ha llevado a superar la década de vida a un ritmo constante y con un núcleo de miembros estable.

 “Es fundamental para todos los músicos tener esa preparación, ha sido muy importante para nosotros porque también pasamos por los procesos de trabajar con agencias y nunca nos fue muy bien; nos empezó a ir mejor hasta que tomamos las riendas del grupo”, aseguró Cristian Merino, quien toca el banjo.

Por su parte, la vocalista de la agrupación, María, recordó que 10 años atrás no había muchas bandas de este estilo, periodo durante el cual han podido evolucionar en cuestión musical, de carácter e integración como grupo.

“Nos hemos caído muy bien, pero también nos hemos caído”, dice Cristian, al tratar de explicar la razón por la que han podido seguir en pie durante 10 años. “Lo que nos ha ayudado a estar aquí es la madurez de poder separar la cuestión personal del trabajo y también de saberlo integrar”, dijo.

Uno de los méritos de Calacas Jazz Band es que “acercamos a mucha gente que antes no consumía este tipo de música”, aseveró María.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here