La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) reconoció que la Embajada de México en Bolivia solicitó en noviembre el reforzamiento de la seguridad por protestas sociales, pero aseveró que el operativo instalado en diciembre es desproporcionado.

Acusó que desde principios de diciembre automóviles de la Embajada han sido esculcados y registrados por policías bolivianos, a pesar de que el artículo 22 de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas señala que los locales de las misiones, su mobiliario y demás bienes situados en ellos, así como los medios de transporte, no podrán ser objeto de ningún registro.

“El operativo policiaco que han montado las autoridades bolivianas no sólo es fuera de toda proporción, sino que genera precisamente lo contrario a lo que la Embajada solicitó, apoyo para garantizar la seguridad de los inmuebles mexicanos, el personal diplomático y las personas bajo resguardo”, señaló la dependencia.

También advirtió que los operativos son constantes, con rotaciones nocturnas, de tal modo que hay vigilancia las 24 horas del día afuera de los inmuebles de México en La Paz.

Indicó que los policías siguen a trabajadores de la Embajada cuando abandonan las sedes diplomáticas, además de que los elementos de seguridad toman fotos y videos del personal dentro de los recintos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here