Aquiles A. Prieto

(Investigación Especial)

Ciudad de México.- Convertido en botín de disputa por grupos sindicales que buscan posicionarse a unos meses de que arribó la actual dirigencia encabezada por la Doctora Norma Liliana Rodríguez Arguelles, la inconformidad y el descontento crece entre los trabajadores de las 48 secciones sindicales que conforman el SNTISSSTE, la mayoría convertidas en “cotos de poder” por dirigentes que mantienen sus cacicazgos, ante una endeble conducción y fracturas que enfrenta el Comité Ejecutivo Nacional.

Llegó en junio de 2022 en medio de impugnaciones por la planilla opositora que alegó manejos turbios y artimañas en el proceso electoral, sin embargo, fue declarada ganadora con 31 mil 356 votos, contra 24,400 que obtuvo el candidato Hilario Ramírez, que se inconformó por los manejos oscuros de la comisión electoral que dejó de sesionar el día que tenían que presentar las quejas.

En este marco, arribó la actual dirigente sindical, de uno de los sindicatos considerados de mayor importancia dentro de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado (FSTSE), que encabeza Joel Ayala Almeida, ya con 25 años en el poder de esa central burocrática, por lo que de inmediato se desataron las ambiciones y los intereses una vez ya instalado el Comité Ejecutivo Nacional.

Información de trabajadores y hechos revelados a este medio de comunicación, así como documentos de secciones que han ventilado sus inconformidades con el accionar de la actual dirigencia del Sindicato Nacional de Trabajadores del ISSSTE, exponen la “guerra intestina” que libran grupos por posesionarse y trabajar su estrategia rumbo a la próxima elección considerando que el periodo de la actual dirigencia concluye en 2026.

Argumentan que la falta de convocatoria y de liderazgo del actual Comité Ejecutivo Nacional, ha originado que algunas secciones sindicales sean manejadas como “negocios particulares”, donde no han cambiado las formas para esquilmar a los trabajadores que tienen que pagar por todas las prestaciones a las que tienen derechos, como son anteojos, uniformes, ayudas escolares, todo cobrado en efectivo bajo la estrategia de “…es para trámites”.

A diez meses de conducir los destinos del SNTISSSTE, afirmaron las “fuentes internas” ya se terminó aquellas atenciones de la Doctora Norma Liliana, que saludaba a todos los trabajadores cuando buscó su voto, ahora sus testaferros hay conformado una muralla que evita que los agremiados puedan saludarla, menos plantear sus problemas, en una especie de aislamiento en busca de construirle su “caja de cristal”

La inconformidad escaló otros parámetros el pasado fin de año, con motivo las fiestas decembrinas, donde cada sección realiza su convivio, el cual también se llevó a cabo el del CEN en el Deportivo del SNTISSSTE, que confirman no se vio concurrido y quedaron muchas mesas vacías, porque muchos dirigentes tomaron distancia de la actual lideresa del sindicato que agrupa a unos 75 mil trabajadores.

Uno de los golpes demoledores que asestó la autoridad del ISSSTE a la dirigencia de Norma Liliana, fue la orden emitida a principio de año (enero), de que todos los médicos tenían que checar en sus horarios laborales, lo que la obligó a tomar la calle y encabezar la manifestación frente al Hospital “Adolfo López Mateos, 20 de Noviembre”, sin lograr echar abajo esta decisión lo que ha generado inconformidad y descontento entre el personal médico por la falta de liderazgo y de presencia del sindicato para buscar otras alternativas, se consumó imposición de la autoridad.

Los medios de comunicación difundieron esa marcha en la que apareció la lideresa, por ser una manifestación pública en la calle, sin embargo, desde su llegada la “línea” marcada por Norma Liliana Rodríguez, fue de una exclusión selectiva de medios de comunicación y reporteros, en una especie de limpia realizada por Aurora Miranda, quien funge como Secretaria de Prensa del CEN, ligada según versiones a familiares políticos, lo que la catapultó a formar parte del grupo en el poder del SNTISSSTE, en breve tiempo, mientras otros agremiados han pasado décadas para poder aspirar a un puesto sindical.

El vacío de información se ha hecho patente y de acuerdo a versiones de reporteros que fueron invitados a un desayuno en la sede del SNTISSSTE en el Sur de la Ciudad en lo que le llaman Fuentes Brotantes, por el pasado mes de agosto, llegaron unos 10 comunicadores, muchos de ellos seleccionados por la directora de prensa, donde la “línea” fue de que no había información, sólo acercamiento, mismo que se ha convertido en alejamiento de los medios de comunicación. Todo con el apoyo de Prensa de la FSTSE a cargo de Miguel Barba

Los jaloneos al interior del CEN, ya están en todo lo alto, donde ya operan grupos en busca de posicionarse, uno de ellos encabezado por el actual secretario de Finanzas, otro de Recursos Humanos y el de Comunicación Social, el primero nos informan ya toma decisiones autoritarias como es el negar los pagos complementarios a trabajadores, incluso hasta escamotearles los regalos de fin de año, porque cuando trataron de exigir esa prestación simplemente puso trabas y les cerró las puertas.

Con este escenario, donde crece también la presión del nuevo sindicato creado por Hilario Ramírez, se ha convertido en constante amenaza para que muchos trabajadores ya busquen cambiarse de sindicato, ante los atropellos y falta de atención del SNTISSSTE que se ahoga entre corruptelas y pugnas internas, lo que ha alcanzado a la sección XLII del FOVISSSTE, cuyos agremiados han solicitado la homologación con el Infonavit, ya que llevan más de 18 años sin que los volteen a ver y la Doctora Norma Liliana, se comprometió con los trabajadores del fondo de vivienda de los burócratas a que se cumpla esta petición, además de transparentar la bolsa de trabajo y el escalafón, a la fecha los resultados son nulos.

Los más 500 trabajadores sindicalizados del Fovissste, lo que han recibido es la imposición de un secretario general de nombre Carlos Gerónimo Álvarez Padilla, impuesto en un proceso electoral amañado por la anterior dirigente Eva García Guadalupe de la Sección 42, que haciendo derroche de recursos concentró a delegados del interior del país con todo pagado para ganar la elección y poder seguir operando “tras el trono”.

La renovación del Comité Seccional en el Fovissste se realizó el pasado 5 de agosto, en el que participaron las planillas amarilla y naranja que impugnaron la elección que ganó la azul, porque no se publicaron los padrones electorales omitiendo la categoría y la observación que “…si se puede votar y ser votado”,  violentando el estatuto, aunado a todos los “acarreados” foráneos de las delegaciones, del cual dieron cuenta los trabajadores, sin que interviniera el Comité Ejecutivo Nacional, porque detectaron compra de votos, ofrecimiento de renivelaciones y nuevos ingresos de hijos, esposas, hermanos y amantes, con abierta violación al escalafón.

En medio de corruptelas como no haber realizado asambleas sindicales y de los eventos, con manejo al libre arbitrio de recursos financieros, para empoderar a un dirigente seccional que sólo ha beneficiado a sus familiares y amigos, incluso un hijo que entró a laborar y los trabajadores lo sorprendieron durmiendo en su oficina, es así como funciona el SNTISSSTE, señalaron los trabajadores.

Estas inconformidades estallaron en días pasados con la realización de un curso de capacitación sindical en el Fovissste, el cual fue clausurado por la secretaria general del SNTISSSTE, Norma Liliana Rodríguez, donde los trabajadores de nueva cuenta le solicitaron que se realice la fiesta de fin de año del pasado 2022, porque hasta la fecha Carlos Gerónimo Álvarez Padilla, ha omitido esta prestación, a lo que la dirigente para calmar las aguas les dijo que se haría una rifa. Sin embargo, revelaron que esos recursos de la fiesta ya fueron cobrados por el dirigente, porque se tienen que justificar ante el ISSSTE, lo que apunta a una presunta malversación de recursos públicos.