Sindicatos en Francia han convocado para este jueves una huelga que se prevé masiva, con una adhesión de hasta el 75 por ciento del profesorado, en contra de las nuevas medidas del Gobierno para gestionar la oleada de COVID-19 en los centros educativos.

Se prevé que la jornada de protesta, que tiene el apoyo de las asociaciones de padres, lleve al cierre del 50 por ciento de las escuelas de Francia, en la que se considera una de las movilizaciones sectoriales de más impacto en los últimos años en el país.

Los sindicatos protestan por la falta de medios contra el virus y por el continuo cambio de protocolos. El último en vigor para las escuelas primarias, desde el pasado 3 de enero, ha sido muy criticado por considerarlo confuso y laxista.

Profesores y padres piden un endurecimiento de las normas regresando a los antiguos protocolos, que implicaban el cierre de un aula con un caso de alumno infectado con coronavirus. También demandan que se instale una política de test preventivos de forma semanal y sistemática.

El protocolo actual para las escuelas de primaria en Francia establece que si se detecta un positivo en un aula todos los alumnos de esa clase deberán someterse a tres pruebas COVID-19 durante cuatro días. Podrán regresar a las clases siempre que los autotest sean negativos.