José Sánchez López

El pasado 18 de marzo dos hombres abordaron a las 5 de la mañana una combi en Tecámac, Estado de México. Obligaron a los pasajeros a descender de la unidad y preguntaron al conductor:

“¡Órale carnal, qué pedo con esos putos! ¿por qué no han pagado, por qué no han pagado, mi chavo?”. El chofer contesta “¡Pues yo qué sé!”, mientras otro de los agresores desenfunda un arma de fuego.

Luego de que hicieron que el pasaje bajara, le prendieron fuego a la unidad, al tiempo que advirtieron al manejador que si no había pago, “vamos a ir por tu patrón”.

Días después, en una combi que corría entre Ecatepec y Tecámac, en la caretera libre México-Pacuca, subieron dos presuntos pasajeros, sin embargo, se trataba de otro acto de reclamo de pago por extorsión.

“A ver pasaje esto es una granada, por favor no hagan iris, no los vamos a robar, el pedo no es con ustedes”.

Los agresores, arma en mano, reclaman un pago atrasado de “cuota de protección” el operador de la combi les reponde que no sabe.

Otro de los sujetos le ordena detenerse para que descienda el pasaje.

“¡Sale pasajito, que tengan bonito día, Dios me los bendiga, cuídense, bájense por favor. No te preocupes corazón con ustedes no es el pedo”, dice a una jovencita que viajaba en la Combi. Bájate con cuidado en chinga, en chinga, todos pa’ bajo, pa’ bajo, todos”.

Con la combi sin pasaje, le ordenan al chofer que siga la marcha y que “no haga pedo”. Metros adelante le ordenan que se detenga de nuevo y que se baje.

Seguidamente lanzaron una granada dentro de la unidad con gas lacrimógeno.

El martes 2 de este mes, dos sujetos lanzaron una granda de fragmentación en un camión estacionado y sin pasajeros, de la línea “Las Brujas y Autotransportes Zumpango–Zitlaltepec”, en el Camino de la Soledad y Benito Juárez, colonia San José la Loma, en San Juan Zitlaltepec. El artefato, afortunadamente, no detonó.

Cuando no se trata de extorsión, sino de asaltar a los pasajeros, los delincuentes centran su atención en los operadores, a quienes ya hicieron todo un “estudio socio-económico”.

Los ubican, los contactan y les muestran fotografías de sus seres queridos, a la vez que les dan datos de cuantos miembros componen la familia, sus nombres, así como sus hábitos y costumbres.

Les dejan en claro que saben todo respecto a ellos.

Después viene la amenaza:

“Cooperas y te llevas tu lana, no colaboras y la paga tu familia”.

Les dicen que los van a esperar en tal o cual lugar y tendrán que detenerse para que ellos suban y “trabajen”. Van a simular que también lo asaltan y en ocasiones hasta llegan a golpearlo, aunque después lo vuelven a contactar para “darle su parte”.

Si se niega a aceptarla, las amenazas se torna más graves hasta que el operador termina sometido.

Es común que en esa zona del Estado de México, operadores de unidades de transporte concesionado sean víctimas de asaltos y extorsión por presuntos miembros de organizaciones delictivas y en muchos de los casos, aquellos que llegan a denunciar son amenazados, golpeados, sus unidades quemadas e incluso hasta se han dado casos de asesinatos.

Los afectados han pedido en múltiples ocasiones la intervención de las autoridades, pero ni los anteriores munícipes, ni MIGUEL ÁNGEL GAMBOA MONROY y MARIELA GUTIÉRREZ ESCALANTE, alcaldes de Zumpango y Tecama, por MORENA, han respondido a los angustiosos llamados de las víctimas.

Pensar que los votantes supusieron que con el cambio las cosas mejorarían.***RESULTÓ PEOR EL REMEDIO QUE LA ENFERMEDAD.***AU REVOIR. joebotlle@gmail.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here