El Senado mexicano aprobó una reforma a la Ley de Hidrocarburos acusada de ser “expropiatoria” porque permite a la Secretaría de Energía (Sener) del Gobierno tomar instalaciones privadas por “seguridad o interés nacional”.

Con 65 votos a favor, 47 en contra y seis abstenciones, los senadores modificaron disposiciones de la Ley de Hidrocarburos a propuesta del presidente, Andrés Manuel López Obrador, con el argumento de fortalecer a Petróleos Mexicanos (Pemex) y combatir el robo de gasolinas.

“Estamos ante una expropiación tácita, estamos hablando de una expropiación en la práctica, es una iniciativa que elevará los precios de los combustibles e instaurará la discrecionalidad”, denunció el senador Julen Rementería, coordinador del derechista Partido Acción Nacional (PAN).

El objetivo de la reforma, ahora turnada al Ejecutivo, es “lograr el máximo factor de producción de los hidrocarburos y petrolíferos, garantizar el suministro de los mismos, en beneficio de los mexicanos”.

La iniciativa del presidente busca “alcanzar la seguridad y soberanía energéticas y contribuir al desarrollo nacional, teniendo como referencia que Pemex es una empresa productiva del Estado mexicano”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here