Ivette Estrada

Cuando el entonces Presidente John F. Kennedy visitó la NASA, le preguntó a un barrendero del lugar sobre el trabajo que ejercía ahí.

El hombre sonrió ampliamente al responder:

_ ¡Aquí ayudo a que el hombre llegue a la luna señor!

¿Qué tan trascendente es la labor que cada uno de nosotros desempeñamos? La mayoría de las veces lo olvidamos o pasamos por alto. Sin embargo, una interacción de cinco minutos con aquellos que se benefician de los productos y servicios que generamos puede aumentar hasta el 500% de nuestra productividad.

Cuando los clientes, consumidores y otros usuarios finales expresan comentarios positivos y aprecio, solemos desarrollan creencias más fuertes en el impacto y el valor del trabajo realizado.

Asimismo, la interacción también aumenta la empatía para los clientes, incluso cuando ésta es virtual. Esto genera un creciente interés empresarial por conectar a sus empleados con los usuarios finales, pues con ello incrementan la productividad y calidad en el desempeño.

En promedio, las personas que están felices con el trabajo que realizan suelen aumentar hasta en 33% su productividad y reducen ausentismo y accidentes laborales.

La pregunta corporativa es: ¿cómo logramos que cada uno de nuestros colaboradores recuerde que hace un trabajo importante, que impacta en la felicidad, seguridad, bienestar o educación de nuestros clientes?

 Mediante una estrategia de trascendencia laboral. Así, conviene:

1. Identificar grupos de personas que se benefician del trabajo de los colaboradores de la empresa pero no comparten sus comentarios. En este grupo están no sólo los clientes sino proveedores o compañeros de trabajo y gerentes de diferentes divisiones y departamentos.

2. Organizar interacciones cortas con el equipo de trabajo. Invitar a los beneficiarios a compartir sus historias y expresar su agradecimiento a través de correos electrónicos, videos cortos o en vivo, en persona o a través de videoconferencias.

3. Encontrar nuevas historias para compartir de forma regular entre sus colaboradores y empleados para mantener vivo el compromiso.

4. Pedir a los miembros del equipo que compartan sus propias historias sobre cómo el trabajo genera una diferencia en la vida de otros.

5. Rutinariamente cuestionar a los miembros del equipo cuáles son los principales impactos de su trabajo en la vida de los otros. Cómo impacta en la seguridad, salud, crecimiento, desarrollo y felicidad de otros.

Sin importar el trabajo que cada uno de nosotros realiza, éste está conectado a conceptos felices y trascendentales de vida.

Un albañil puede asumir de manera inicial, y erróneamente, que construye una tapia mientras la reflexión le permitirá reconocer que edifica una catedral.

¿Qué tan cerca están sus colaboradores de soñar con la luna?