Unos dos tercios de la población mundial pueden tener anticuerpos por infección o vacunación contra el COVID-19, una enfermedad cuyos síntomas y secuelas persistentes, tras la fase aguda, afectan a todas las edades, según dos nuevos estudios que publica Plos Medicine.

Una investigación que abarca a casi la mitad de la población alemana, encabezada por la Universidad Técnica de Dresde, indica que tras la infección por el coronavirus SARS-Cov-2 se produce una importante morbilidad de nueva aparición en niños, adolescentes y adultos.

Los autores escriben que se observó un aumento de las tasas de problemas de salud física y mental recientemente diagnosticados en el grupo de personas con COVID-19, en comparación con otro de control.

Todos los grupos de edad corren el riesgo de padecer el síndrome de covid posagudo, que incluye la prolongación de los síntomas más allá de cuatro semanas y las secuelas tras doce semanas, aunque el espectro de problemas difiere según la edad.

El estudio usó un conjunto de datos sanitarios que abarca casi la mitad de la población alemana durante los años 2019 y 2020, en los que los investigadores identificaron a los pacientes con PCR positiva por COVID-19.