Mientras las actividades turísticas se mantienen detenidas en este Pueblo Mágico ante la contingencia por Covid-19, la vida cotidiana continúa con normalidad en la zona centro para los habitantes sin que el Gobierno municipal intervenga.

De acuerdo con empresarios y dueños de negocios de comida, hotelería y deportes, desde el 19 de marzo las actividades turísticas de navegación en la Presa Miguel Alemán y de parapente en la zona boscosa de Monte Alto fueron detenidas.

Los sitios públicos como parques, restaurantes y hoteles también fueron cerrados paulatinamente como parte de las medidas tomadas por el Gobierno del Estado de México para contener los contagios de Covid-19.

Evelyn Osorio, Secretaria de Turismo en la entidad, detalla que la ocupación hotelera registrada en enero de este año en el Estado de México llegó hasta el 37 por ciento, pero las últimas 2 semanas cayó hasta llegar al 8 por ciento.

«Valle de Bravo, que es uno de los destinos consentidos porque es de los Pueblos Mágicos consolidados con una de las mejores ocupaciones hoteleras en fin de semana, que llegan al 55 y 68 por ciento, pasaron en marzo a 32», dice la funcionaria estatal.