Carlos Ramos Padilla

Ahora el tiroteo en uno de los centros comerciales más exclusivos y mejor vigilados. Fue en Artz, que se localiza al sur de la CDMX, Justo en el Pedregal. Aseguran, de acuerdo a las primeras versiones de una mujer detenida, se trató de un ajuste pasional, algo de infidelidad.

Es lo de menos. Al parecer tres sujetos, ingresaron a un lujoso restaurante y a quemarropa dispararon contra dos comensales que murieron, ambos extranjeros, de origen israelí con permiso oficial del Instituto Nacional de Migración para trabajar en el país hasta el 2020. Hace poco un acto similar se había reportado en un comedero del Puerto de Acapulco. La misma dinámica: asesinar.

La violencia en el país está fuera de control. El arma que aparentemente se uso en Artz fue comprada en Tláhuac, sí ahí donde, desde la época en que Marcelo Ebrard era Secretario de Seguridad, apoyado ampliamente por AMLO, se ha multiplicado el narcomenudeo y en donde se registró el linchamiento de agentes federales que se encontraban investigando los ilícitos.

Claudia Sheinbaum, la que “no está sola” vuelve a recibir un durísimo golpe a su credibilidad como gobernante. Los vecinos del Pedregal han intentado informarle la gravedad de asaltos violentos en la alcaldía de Álvaro Obregón. Se han solicitado más patrullajes, instalación de cámaras urbanas, pero nada, está muy ocupada en asistir a bailongos en el zócalo o a festejos en Tijuana.

Artz y el tiroteo no es un acto aislado. Es la reproducción diaria de lo que ocurre en la nación: aproximadamente cuatro ejecutados cada hora y esto con o sin Guardia Nacional. El Presidente, Alfonso Durazo y en el caso de la CDMX, Claudia Sheinbaum, son responsables de la degradación que se vive. Han tenido suficiente tiempo para generar las estructuras elementales y evitar estos sucesos. Tienen los recursos, pero no las estrategias.

En el Pedregal bandas de ocho, nueva personas armadas ingresan a los domicilios a robar y a secuestrar. Están las evidencias pero los criminales, los que sean, actúan a la libre, con impunidad y sabiendo que las autoridades están más ocupadas en proyectos para perpetuarse en el poder que en servir a la ciudadanía.

Que no se les olvide a los de Morena que todo le aplauden a AMLO que ellos también caminan por la ciudad, también ingresan a comederos y también pueden ser el tiro al blanco de los malosos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here