Carlos Ramos Padilla / @cramospadilla

Escuchar que Juárez se casó con la esposa de Porfirio Díaz. Entender que había universidades en México hace 10 mil años mientras los búfalos pastaban en Nueva York, mmm. Armar conflicto porque los españoles nos conquistaron, mm m. Solicitar disculpas a Él Vaticano.

Pelarse con Austria por el penacho, mmm. Confrontarse con Panamá y llamarles inquisidores. Afirmar que una estampita “detente” puede frenar una pandemia, mmm. Pero ya AMLO rebasó todos los límites: “hay que empezar la campaña de que se desmonte la estatua de la libertad, que entregaron los franceses, y está en Nueva York, porque ya… este… no es símbolo de libertad”. 

No bueno, ahora el tabasqueño define que es libertad, que se debe desmantelar en el mundo e iniciar una campaña. A ver pongamos orden. ¿Va a iniciar una campaña con mi dinero? Achis. ¿La va a desmotar razón de qué? ¿Le molesta que fue un regalo de los franceses? ¿No representa libertad? Ajilo.

Que alguien de “sus” aplaudidores le subraye al presidente que en aquella nación hay más libertad y Estado de Derecho que aquí por esas razones y la económica hay más de 30 millones de paisanos de aquel lado. Hay dos símbolos, que distinguen a Estados Unidos, la estatua de la libertad y la Casa Blanca (el poder).

Ahora AMLO les quiere arrebatar su libertad, su independencia. Aceptaríamos los mexicanos que cualquier gobernante en el mundo, el que sea, pretenda desmantelar nuestro Ángel de la Independencia porque es de la época de Porfirio Díaz.

¿Que eliminará al águila y la Serpiente de la bandera porque los aztecas practicaban los sacrificios humanos y la antropofagia? AMLO se auto nombra pacifista y no injerencista. Pues no se le entiende y más cuando hace esta declaración el 4 de julio y en antesala de su visita, el 12, a la Casa Blanca.

Que le informen a AMLO sus “influencers” quien fue Hitler para que no lo compare con ningún ser humano y menos con un judío. Que le avise a españolito incómodo que va a proponer derrumbar la Puerta de Alcalá o El Escorial. O quizá se le ocurra derruir la muralla China o demoler el Coliseo Romano.

Ahora que si la trae contra los franceses pues ahí está la Torre Eiffel o el Arco del Triunfo. La plaza de la revolución o el Kremlin ni tocarlos son de sus amigos. Tenemos que cuidar Palacio Nacional con eso de que lo construyeron los españoles junto con la catedral metropolitana, ya con Colon se metió faltaba más, le llama la reivindicación indígena, que no le avisen donde está Iturbide y enterrado Hernán Cortés, no vaya a iniciar una cruzada.