Carlos Ramos Padilla / @cramospadilla

En México por orden constitucional se debe respetar y proteger a la libre manifestación de las ideas y a la expresión. La democracia permite pluralidad, reflexiones diversas, controversia, variedad de argumentos, propuestas y contrapropuestas.

Todo bajo un régimen de respeto y el cumplimiento de lo necesario para evitar violencia y poner en riesgo la seguridad nacional. Resulta que un grupo importante de personajes públicos decidieron expresar su inconformidad con lo que sucede en la depredación de la ecología a razón de la construcción del Tren Maya.

No son los primeros ni los únicos. Recordamos al grupo de científicos de alto vuelo que han sido perseguidos por el Estado ya que manifestaron las evidentes irregularidades en el proyecto del tren turístico.

Los nombres de los famosos hoy comprometidos son ejemplo de casos de talla mundial. Presentan además de su talento una exquisita colección de reconocimientos por sus méritos y resultados profesionales. Son admirados por todos menos por nuestro gobierno y sus rémoras legislativas.

Los protagonistas que pretenden se salve a la selva y su ecosistema entre otros son: Natalia Lafourcade, Eugenio Derbez, Kate del Castillo, Bárbara Mori, Roberto Rojo, Patricia Garza, Rodrigo Medellín, Rebecca Jones, Raúl Méndez, Omar Chaparro, Ari Brickman, Grettel Valdez, Roberto Manrique, Roberto Aguirre, Fernando Guadarrama, Diana García, Ofelia Medina, Michelle Renaud, Paola Núñez, Nico Galán, Natalia Córdova, Fernando Rovzar, Stephanie Sigman, Ludyvina Velarde, Sergio Mayer, Fabiola Campomanes, Camila Jaber, Saúl Hernández, Luis Ernesto Franco, Camila Sesler, Arap Bethke, Antonio Gaona, Rocío Verdejo, Ivana de María, Siouzana Melikián, Andrés Almeida, Ana Claudia Talancón, Azela Robinson, Miguel Rodarte, Marianna Burelli, Jero Medina y Dayamanti Quintanar.

Llama la atención dos personajes en concreto: Eugenio Derbez que fue duramente criticado por el presidente y en un mensaje sarcástico su hijo Juan Ramón se mofó asegurando se habían quedado en los noventa (en días Derbez apareció entre los galardonados en la entrega de los Oscar

 y no fue ni reconocido ni felicitado por la familia presidencial). También está en la lista Ofelia Medina, una mujer activista, brutalmente defensora del subcomandante Marcos, los encapuchados y los indígenas por aquel 1994.

Participó en marchas, un plantón en Reforma y se mostraba de izquierda radical y anti-gobierno. Pasan los años y ahí está, exigiendo a un gobierno de izquierda que no permita la destrucción de flora y fauna, casualmente muy cerca de la zona Zapatista.

Y lo increíble, Morena pretende demandar electoral y penalmente contra ellos por expresarse, por pensar, por elegir un camino contrario al pretendido por el presidente, por tratar de defender nuestro patrimonio, por ser triunfadores, valientes y generosos. Así la calidad tan reducida de este partido político.

Primero los científicos, ¿luego los artistas, que harán con la sociedad que defienda al INE y a la UNAM? Y que conste que es pregunta. Pero eso si andan buscando la participación masiva en su trampa de revocación. Estiran la mano, saludan y luego golpean.