Carlos Ramos Padilla / @cramospadilla

José Miguel Luna Guidimin, licenciado en Diseño Industrial, becado por el Tecnológico de Monterrey, joven mexicano, sordo y por tanto con extremas dificultades para expresarse, para sumarse al común de las actividades.

Nació el 7 de julio de 1983 en la CDMX Aun con su discapacidad auditiva a empeño a jugar futbol americano desde los 9 años. Se inclinó por ese deporte considerando que proyecta estrategia, se triunfa en equipo y se desarrolla múltiples habilidades. Logró que los integrantes de su equipo combinaran el lenguaje de señas con las jugadas.

Pudimos combinar el lenguaje de señas para el conocimiento de las jugadas. José Migue sabe leer los labios, pero era imposible hacerlo con casco y con la dinámica de los movimientos. Por su tenacidad llegó a las pruebas de selección de la NFL Europa en 2007. Participó de manera sobresaliente   siendo el único jugador sordo en ser seleccionado en pretemporada y mostró excelencia como receptor.

Increíble, un triunfador sordo y con reducidas capacidades de expresión oral en un deporte donde los sonidos son fundamentales. Representó a México en el Mundial de Fútbol Americano en Austria. Inspirado en su propia experiencia y bajo la condiciónate de que el concepto “imposible” no existe, decidió dedicarse ofrecer conferencias motivacionales.

Este emprendedor señala: “Creo que los limites están en nuestra mente no hay imposibles. Soy generoso, idealista y perseverante. Soy una persona con hipoacusia severa bilateral, esto implica que no puedo escuchar en ninguno de mis oídos desde el momento en que nací”.

Pude apreciar su valor y buen humor por una conversación que sostuvo con Karla Inzunza en el programa Va En Serio de mexiquense TV y que en breve se transmitirá. Él es un claro ejemplo de valor y de valores, de esos personajes a los qué hay que aprender.

Diría, son lecciones de vida que nos invitan a reflexionar sobre lo que somos, tenemos y podemos construir. A él no se le ajustan términos de “aspiracionista” o fifí, es un líder natural. Apunta: “Me gusta contar mi historia para seguir inspirando y ayudando a personas con discapacidad”. Debí confiar que me privilegio con su amistad Don Gilberto Rincón Gallardo.

En alguna ocasión entrevistándolo casualmente también para Va En Serio, lo presente como una persona con capacidades diferentes a los cual me respondió: “acaso me ves volar o respirar bajo el agua?”. Y Gilberto demostró que con una inmensa seguridad y brillantez intelectual podría dominar escenas, controversias, debates y proyectos.

En esa proporción se encuentra José Manuel, seres esculpidos con diferente plastilina, esa que resiste de todo. Son representantes de historias que se deben contar, transmitir y que merecen reproducirse en todos los ámbitos, es decir, ninguna adversidad nos puede doblegar siempre y cuando la intensidad y tenacidad se reflejen como motivo de superación.