El módulo de aterrizaje lunar Peregrine regresará este jueves a la Tierra después de diez días de su lanzamiento al espacio y tras un fallido intento de alunizar debido a una fuga de combustible del propulsor desde el día del despegue, el pasado 8 de enero.

La zona del regreso, previsto para las 21:00 GMT, comprende un radio de cientos de kilómetros, con su centro a poco más de 500 kilómetros al sur-suroeste del archipiélago de Fiji, en el Pacífico Sur.

La compañía estadounidense Astrobotic indicó que estaba trabajando con la NASA para que el retorno de la nave, que mide 1,9 metros de alto y 2,5 metros de ancho, no represente un problema de escombros u otros de seguridad para el área del Pacífico Sur, a donde ha sido redireccionada.

Astrobotic ha posicionado la nave espacial Peregrine para un reingreso seguro y controlado a la Tierra sobre un área remota del Pacífico Sur”, precisó la empresa.

La estrategia ha incluido quemar el motor principal para minimizar el riesgo de que los escombros llegaran a tierra.