Rusia llamó este domingo a las fuerzas ucranianas a salir de la ciudad de Mariúpol, en el sureste de Ucrania, el lunes, antes del mediodía.

En ese caso, la salida organizada de la ciudad se efectuará de la siguiente forma: de 10 a 12 horas todas las unidades armadas de Ucrania y los mercenarios extranjeros sin armas y municiones (podrán abandonar la localidad) por una ruta acordada con Ucrania”, dijo Mijaíl Mizintsev, jefe del Centro de Control de la Defensa Nacional de Rusia.

Mizintsev acusó a los “nacionalistas” ucranianos de sembrar “el caos” y “el terror” en Mariúpol y provocar una grave catástrofe humanitaria en la ciudad.

El jefe militar afirmó que las fuerzas rusas no han utilizado en la ciudad armamento pesado y tampoco lo han hecho las milicias prorrusas de Donetsk que combaten con el Ejército de Rusia.

A la vez, aseguró que las fuerzas ucranianas que depongan las armas podrán abandonar Mariúpol de una forma “segura y sin que su vida corra peligro”.